lunes, 16 de marzo de 2015

"De la materia a la vida: ¿Química? ¡Química!" - Conferencia del Premio Nobel Jean-Marie Lehn en Bilbao.


No ocurre cada día, ni cada mes ni cada año, poder ver y escuchar a un Premio Nobel de Química en carne y hueso, como Jean-Marie Lehn (*), dando una conferencia en Bilbao. Además en un marco espléndido como el Museo Guggenheim, con una arquitectura no tradicional en titanio, con “química” pues. Un edificio fantástico, como dijo Lehn, que lo comparó con las grandes catedrales medievales que resistieron al paso del tiempo. Fue el 10 de marzo y no desaproveché la ocasión, aunque desde hace 15 años dejé de ser químico “en activo”, para ver y escuchar a Jean-Marie Lehn. Además porque es de mi generación (es 4 años más joven que yo).

Se llenó el auditorio hasta la bandera, la mayoría jóvenes estudiantes universitarios, y quedó bastante gente fuera, a la fuerza. No les dejaban entrar por motivos de seguridad, por lo que se excusó Pedro Miguel Echenique, presidente  del centro de investigación DIPC (Donostia International Physics Center) cuando presentó el acto. Habló también Javier Benito,  director de Telefónica en Euskadi, porque el DIPC había organizado el acto con el apoyo de Telefónica. Iñaki Goirizelaia, Rector de La Universidad del País Vasco, UPV/EHU introdujo entonces al conferenciante Jean-Marie Lehn, profesor emérito de la Universidad de Estrasburgo.
 
 
Jean-Marie Lehn contó la historia de la evolución desde los inicios del universo hasta los seres vivos, hasta el hombre pensante y el futuro todavía por conocer.

Todo empezó con el Big Bang, cuando una partícula minúscula cargada de una enorme energía explotó en una multitud de partículas que iban formando átomos. Fue la era de la física. Después llegó la química, cuando temperaturas menores permitieron que los átomos se unieran en moléculas. Moléculas que a su vez crecieron y se volvieron más complejas y que, siguiendo leyes de la naturaleza inherentes a la materia, se “auto-organizaron” en los grandes complejos y conjuntos moleculares que formaron los seres vivos, incluido el hombre “pensante”. Había llegado la biología. Fue un proceso que duró unos 8.300 millones de años.

La Química fue pues el puente que hizo posible este paso de la física a la biología…
 
 
Lehn dio como un ejemplo del crecimiento en tamaño y de la evolución de las funciones de las moléculas, el salto de la urea a la vitamina B12 y la doble hélice del  ADN. Y nos llevo a su terreno de investigación, la Química Supramolecular, nombre que el mismo ha dado a la disciplina de la química que explora los sistemas moleculares en los que especies químicas diferentes se unen entre sí por fuerzas intermoleculares no-covalentes, diferentes a la química molecular clásica. Se trata de una química nueva, dinámica, de sistemas que funcionan por auto-organización. Habló de grandes moléculas que reconocen a otras, como las que reconocen las células del cáncer y se adhieren selectivamente a ellas.

Una conferencia de Jean-Marie Lehn similar a la de Bilbao pero en francés, del 6 de diciembre de 2011, se puede ver y escuchar en el siguiente video, en la ciudad de Rennes, en ocasión de “Los Martes del Espacio de las Ciencias” en el marco del Año Internacional de la Química y del Premio Bretaña al Joven Investigador, como colaboración de la Universidad de Estrasburgo con la Universidad de Rennes.



 (*) Jean-Marie Lehn compartió en 1987 el Premio Nobel de Química con Pedersen y Cram por sus estudios de la base química en el "reconocimiento molecular", el sistema que sigue una molécula receptora para reconocer y realizar un enlace selectivo con un sustrato. Dio el nombre de “Química Supramolecular” a esta nueva rama de la química.

En el siguiente video grabado en la escuela de verano organizada por la Facultad de Química de la Universidad de Estrasburgo Jean Marie Lehn habla de “Los Desafíos en la Química Supramolecular”


Publicar un comentario