jueves, 24 de julio de 2014

Informe de la OCDE sobre la innovación en la educación


El Centro para la Investigación e Innovación de la Educación de la OCDE ha editado con fecha del 17 de Julio un informe titulado “Midiendo la Innovación en la Educación – Una nueva perspectiva”  (título original: “Measuring Innovation in Education – A new perspective”). Los autores son: Stéphan Vincent-Lancrin, Kiira Kärkkäinen, Sebastian Pfotenhauer, Adele Atkinson, Gwénaël Jacotin y Michele Rimini. El informe ofrece información e indicadores de entre los años 1999 y 2011.

En el prólogo del informe, Andreas Schleicher, Director de Educación y Aptitudes de la OCDE, dice: “Existe una creencia común que la educación no es tan creativa que otros sectores de la actividad humana. Un resultado interesante de este libro es que esto puede ser un mito. Otro aspecto importante del libro es que muestra no solo el volumen de los cambios que los países han introducido en sus sistemas de educación primaria y secundaria en la pasada década, pero también cuáles han sido estos cambios o innovaciones. Esto hace que es un recurso para los políticos que quieren explorar hasta qué punto sus reformas políticas han tenido el impacto esperado en las prácticas de la escuela y de los maestros.”

Resumimos a continuación algunos de los resultados más destacados del estudio.

Sobre la innovación en el sector de la educación en general incluyendo la opinión de algunos graduados de educación terciaria: Contrariamente a la creencia común, hay un buen nivel de innovación en el sector de la educación, tanto en relación a otros sectores de la sociedad como en términos absolutos. El 70% de los graduados trabajando en la educación consideran que sus establecimientos son altamente innovadores, y al mismo nivel que en la economía (69%).  La innovación es mayor en la educación superior y es más o menos igual en la primaria y secundaria. La innovación es mayor en el conocimiento y en el método pero menos que el promedio en el producto y el servicio. La innovación tecnológica es igual al promedio del sector. La velocidad de adaptar la innovación es sin embargo más lenta que en el sector económico, excepto en la educación superior donde es bastante más rápida que en la educación primaria y secundaria.

La educación primaria y secundaria ha visto grandes avances en prácticas pedagógicas innovadoras en todos los países estudiados, en áreas como relacionar las clases con la vida real, aptitudes de más alto nivel, interpretación de datos y textos y la personalización de la enseñanza. También en comunidades de aprendizaje de profesores y las relaciones con los padres. En los países con mayor aumento de innovación hay una mayor satisfacción del profesorado. Sin embargo la satisfacción de los estudiantes es independiente del grado de innovación. Dinamarca lidera la lista de innovación en la educación primaria y secundaria seguida de Indonesia, Corea y los Países Bajos.

En el texto del informe España está escasamente citada. Algunos aspectos en los que el informe cita específicamente a España: En España igual que en los Países Bajos, Italia y Eslovenia hay una alta participación de los empleados en diferentes tipos de innovación pero más baja en otros, y ha mejorado desde 2005. En España destaca la participación de los empleados en la innovación de diferentes tipos, y además supera con mucho a otros sectores de la economía en lo que respecta a la innovación de conocimiento y de métodos en 2005. Por ejemplo superaba con 9 puntos porcentuales a las empresas en términos de tecnología, herramientas o instrumentos de innovación. Los empleos en educación en España no han sido innovadores en todos los tipos de innovación en 2005. Lo más innovador en España era en tecnología e instrumentos. El informe cita también que en el País Vasco había bajado la cantidad demostraciones con experimentos realizados en clase por los maestros.
Publicar un comentario