viernes, 18 de octubre de 2013

El Cambio Climático exige grandes cambios estructurales de la energía (I)



Primera Parte: El Informe del Foro Económico Mundial

Hay de nuevo mucho movimiento en instituciones y organismos en previsión de la 19ª sesión de la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidos sobre el Cambio Climático y la 9ª sesión de la Conferencia de las Partes que sirve como la Reunión de las Partes para el Protocolo de Kioto, que tendrán lugar en el Estadio Nacional  de Polonia en Varsovia del 11 hasta el 22 de noviembre.

El logo de la Conferencia significa, según el país anfitrión, que “Cada cambio empieza por los individuos. El logo refleja este proceso. El círculo verde representa a un individuo que se preocupa por el cambio climático, y que quiere contribuir al futuro verde. Las flechas grises, con una forma inspirada del diseño folclórico polaco, representan a los individuos que sacarán el mensaje hacía adelante para convertirse ellos mismos en verdes. Para que las cosas ocurran necesitamos un compromiso personal. En Polonia  nos importa. A mí me importa. ¿Y a tí?”

Energy Harnessing: New Solutions for Sustainability and Growing Demand 
El tema central y la gran problemática es la energía que usamos todos, desde los individuos hasta la industria. El Foro Económico Mundial acaba de hacer público un nuevo informe de 72 páginas, “El Aprovechamiento de la Energía: Nuevas Soluciones para la Sostenibilidad y la Demanda Creciente” (“Energy Harnessing: New Solutions for Sustainability and Growing Demand”) que da el análisis más completo hasta la fecha de la forma en que usamos la energía. La energía potencia la economía mundial. Sin la energía suficiente para el calor y la luz de las casas, para hacer funcionar los negocios y las fábricas, y para mover el transporte, el mundo llegaría a un punto muerto. La energía se proporciona a través de una red de aprovechamiento de la energía, un sistema complejo que comienza con su extracción a partir de una variedad de fuentes y se mueve hacía la transformación, el almacenamiento, la distribución y la utilización.

De acuerdo con el análisis de sistemas realizado en colaboración con académicos de la Universidad de Cambridge y expertos de la industria, el panorama actual de aprovechamiento de la energía es muy ineficiente. Sólo el 11% de la energía contenida en los recursos (gas, carbón, petróleo, etc.) se utiliza y el 89% se pierde en la cadena de suministro, desde la producción del recurso hasta el uso final, lo que se suele llamar el paisaje del aprovechamiento energético.

 
El aprovechamiento energético puede mejorarse y hasta  duplicarse fácilmente en las dos décadas que vienen, lo cual llevaría a un crecimiento económico sostenible y una reducción de las emisiones de gases con efecto invernadero. Pero las medidas y tecnologías críticas para tal transición deben ser soportadas por políticas inteligentes para activar la inversión crítica. El informe describe en detalle las medidas apropiadas que deben tomar las empresas y los gobiernos para lograrlo.

Según el coautor del informe, el profesor Sir David King, “tenemos que estructurar completamente la forma en que proporcionamos energía. Hay muchas soluciones inteligentes allí fuera, pero los gobiernos y el sector privado tienen que aportar capital e incentivos para que estas soluciones puedan ser llevadas al mercado tan pronto como sea posible. Cada día sin acción nos va a costar muy caro a largo plazo.”

“El trabajo en este informe realizado por agentes y expertos en innovación de  muchos sectores da una visión muy interesante sobre los sistemas integrados y la herramienta facilitadora esencial, el almacenamiento de energía”, dijo Yoshimitsu Kobayashi, presidente de Mitsubishi Chemical Holdings Corporation.

La provisión de energía renovable deberá dominar la arquitectura energética futura a nivel global. Sin embargo, la disponibilidad periódica del suministro tendrá un impacto enorme en la seguridad energética cuando las renovables se desplieguen a una escala significante.

A corto plazo, el gas natural puede equilibrar el balance en esta intermitencia, y el desarrollo global del gas proveniente de esquistos está ligado intrínsecamente al éxito de las renovables. Las fuentes no convencionales de energía fósil, como el citado gas de esquisto ya están teniendo un impacto importante en el mercado de energía en los EEUU y tienen el potencial de afectar a otros, por ejemplo China. Aunque es menos favorable para el medioambiente que el gas natural, el gas de esquisto puede reducir las emisiones en caso de sustituir al carbón en las centrales térmicas. En el informe se dan detalles de cómo y en qué extensión las reservas de gas de esquisto pueden cambiar el paisaje del aprovechamiento energético en diferentes partes del mundo y lo visualiza en un mapa comprensivo. 
A largo plazo, las redes inteligentes y el almacenamiento de energía jugaran un papel clave en la naturaleza intermitente de la energía renovable. Sin embargo, la mayoría de las tecnologías están todavía en una fase preliminar y requieren inversiones.

Una reestructuración con tantas restricciones es de lo más complejo, y requiere soluciones innovadoras de las empresas y de los gobiernos, para asegurar que la economía global se anime de una manera responsable desde el punto de vista social y medioambiental, y que también sean buenas para el crecimiento.
Publicar un comentario