miércoles, 19 de junio de 2013

Los EEU se arman para mantener su competitividad, con la creación de tres institutos innovadores

El gobierno de los EEUU dedicará 200 millones de dólares para crear tres institutos con el fin de acelerar la innovación en la fabricación estadounidense. Los fondos se distribuyen sobre cinco agencias federales: Defensa, Energía, Comercio, la NASA, y la Fundación Nacional de Ciencia. El gobierno tomó esta decisión en base los resultados obtenidos en el instituto piloto de Youngstown, Ohio. Pero eso no se acabará allí. El Presidente Obama propone invertir mil millones de dólares para crear una Red Nacional de Institutos de Innovación de la Fabricación en todo el país, quince en total, cuyo cometido será la excelencia en la fabricación, la innovación regional, y la competitividad de las empresas e de las instalaciones de fabricación de los EEUU.

El Departamento de Energía liderará uno de los tres institutos, el Instituto dedicado a “La Próxima Generación de la Electrónica de la Electricidad” que concentrará su actividad en los semiconductores de Banda Ancha Prohibida (“Wide Bandgap”, WBG). La nueva tecnología es aplicable en múltiples industrias y mercados, con impacto potencial transformacional, técnico y económico. Por el hecho de usar menos energía eléctrica, estos semiconductores  altamente eficientes y fiables pueden producir elementos electrónicos más baratos y de mayor rendimiento, que podrán satisfacer las necesidades de electricidad del futuro.
(Fibrecore™, un acero inoxidable composite ultra ligero, nuevo de FIBRETECH)
Los otros dos institutos serán liderados por el Departamento de Defensa, y estarán enfocados en “La Innovación de la Fabricación y el Diseño Digital” (DMDI), y “La Innovación de la Fabricación de Metales Ligeros y Modernos” (LM3I). El primero se dedicará al ciclo de vida de los datos digitales intercambiados entre múltiples sistemas digitales de diseño, ingeniería, fabricación y mantenimiento, y que fluyen por una cadena de suministro en red. El segundo instituto acelerará la introducción y la expansión del uso de productos más asequibles fabricados con aleaciones de alta resistencia-peso que mejoran el rendimiento y reducen el consumo de energía. La contribución del Departamento de Defensa será de 50 millones de dólares por instituto, mientras las otras agencias completarán el resto para alcanzar los 70 millones de dólares por instituto, y esperando que la industria y otros inviertan por lo menos una cantidad igual.
Publicar un comentario