jueves, 27 de septiembre de 2012

La innovación no tiene edad

Dentro de poco, el 30 de noviembre, la investigadora bioquímica Margarita Salas va cumplir 74 años con los pies en el siglo XXI. No ha “sumado” los años, los ha “cumplido” todos, porque desde pequeña sabía que quería ser química. Y sigue cumpliendo porque jubilarse no significa júbilo para ella. “En teoría estoy jubilada, pero sigo trabajando y espero que me dejen trabajar hasta que el cuerpo aguante. Si fuera por mí no me jubilaría nunca. Este trabajo es mi vida”, confesó recientemente en una entrevista con Álvaro Nieto.
Ayer, miércoles 26 de septiembre, por invitación de la Asociación Mujer Siglo XXI, mantuvo un cara a cara con la empresaria Rosalía Mera (68 años), la mujer más rica de España según la revista Forbes. (Ha sido la esposa de Amancio Ortega, con el que fundó la empresa Inditex, presente en todo el mundo). El periodista Luis Gómez del periódico El Correo hizo las preguntas a estas dos señoras, ambas galardonadas con el “Alfiler de Oro” por la citada Asociación. Pero la fama no les ha subido a la cabeza. “A mí no me gusta presumir de nada, aunque voy con la gente, más que humilde, sencilla. No me gusta la palabra humildad”, dice Margarita Salas. La humildad “arrastra la connotación de una cierta degradación y tiene que ver con no tener confianza absoluta en nada”, contesta Rosalía Mera. En cierto sentido tienen algo de razón, pero no toda porque su idea de la humildad corresponde más con la tercera definición de la RAE de la humildad: “Sumisión, rendimiento”, y quizás también con la segunda: “Bajeza de nacimiento o de otra cualquier especie”, que no con la primera “Virtud que consiste en el conocimiento de las propias limitaciones y debilidades y en obrar de acuerdo con este conocimiento”. Margarita Salas, como científica que es, sabe muy bien las limitaciones del ser humano, por muy inteligente que sea. “En la investigación, el esfuerzo y el trabajo es importante. Como el tesón, la paciencia, la dedicación… Estas virtudes son aplicables no solo a la ciencia y la empresa, sino a todo el mundo en general. Si no se trabaja con entusiasmo, las cosas no van bien”, dice. Tesón y paciencia, sí, porque no siempre unos ensayos de laboratorio dan el resultado esperado, pero el saber el por qué o identificar la causa del error, puede tener el mismo valor que un ensayo exitoso, porque sin el primero el segundo quizás no habría resultado, y aparte de esto los errores pueden mejorar el conocimiento científico. Además, todos sabemos, o debemos saber, que “de los errores se aprende”. Un científico o científica no hace descubrimientos nuevos todos los días. “Uno hace algo nuevo ¿una, dos, tres veces en la vida? Pero cuando llega ese momento, es fantástico”, dice Margarita Salas. El ser ya una persona mayor no le impide a Margarita Salas mirar a un futuro lejano. Porque los resultados de la investigación producen resultados y efectos en el largo plazo. Los buenos empresarios lo saben también. Y las buenas empresarias como Rosalía Mera también, cuando dice “El valor del esfuerzo en el campo científico ejemplifica la validez del trabajo concebido a largo plazo y no para regatear en el tiempo. Las altas metas, en definitivo, que uno tiene que ponerse siempre funcionan igual en los negocios. Un empresario o empresaria debe tener un proyecto a muy largo plazo. Y, además sostenible en el tiempo, que es lo contrario que ha ocurrido en estas últimas décadas, donde todo era a muy corto plazo… En las empresas y los negocios se han confundido.” Ambas mujeres son muy críticas con la política de recortes de la investigación en España. “Tenemos una buena investigación, pero falta apoyo económico”, dice Margarita Salas, “Existe el peligro de perder una generación de investigadores. Los jóvenes no tienen posibilidad de seguir adelante… La investigación es cara, pero el dinero que necesitamos en España no es mucho. Cuando empezaron los primeros recortes alguien dijo que necesitamos el equivalente a tres “Ronaldos”. Lo que hace falta es que no disminuya o se suspenda la financiación.” Una financiación que además no debe venir solo de la Administración, que en España gasta bastante en investigación, pero también y sobre todo del sector privado, cuya participación es baja comparado a la media europea. Para los futbolistas profesionales hay montones de euros disponibles a pesar de la crisis, y para algunos personajes sin ningún mérito, también, por ejemplo los que aparecen en reality shows exhibiendo vulgaridad. En euros, una científica de fama mundial, como Margarita Salas, vale menos que un Ronaldo de la LFP, o una “princesa del pueblo” en un “Sálvame de Luxe”. Contra este desajuste no salen manifestaciones de multitudes con pancartas y eslóganes en la calle. Una situación triste y vergonzosa… Lo que vale una científica como Margarita Salas: 1. Primera mujer española en la Academia de las Ciencias de EEUU 2. Premio Jaime I de Investigación 3. Premio Nacional de Investigación Santiago Ramón y Cajal 4. Presidente de la Fundación Severo Ochoa 5. Miembro del consejo editorial de 12 revistas internacionales 6. Premio Carlos J. Finley de la UNESCO 7. Española Universal de la Fundación Independiente 8. Miembro de la Real Academia Española 9. Premio Leonardo Torres Quevedo 10. Premio Severo Ochoa de Investigación de la Fundación Ferrer para la Investigación 11. Doctora honoris causa por la Universidad de Oviedo 12. Doctora honoris causa por la Universidad Politécnica de Madrid 13. Doctora honoris causa por la Universidad de Extremadura 14. Doctora honoris causa por la Universidad de Murcia 15. Doctora honoris causa por la Universidad de Cádiz 16. Medalla Principado de Asturias 17. Medalla de Honor al Fomento de la Invención de la Fundación García Cabrerizo 18. Premio de Investigación de la Comunidad de Madrid 19. Premio a los Valores Humanos del Grupo Correo de Comunicación 20. Premio de México de Ciencia y Tecnología 21. Premio Heroína de Charter 100 22. Medalla de la Sociedad Española de Bioquímica y Biología Molecular 23. Medalla de Honor de la Universidad Internacional Menéndez y Pelayo 24. Premio Nacional de Investigación Santiago Ramón y Cajal 25. Distinción de la Fundación Ciencias de la Salud en Virología 26. Investigadora europea 1999 por la Unesco 27. Española Universal por la Fundación Independiente 28. Medalla de Oro de la Comunidad de Madrid 29. Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo 30. Premio L’Oreal Helena Rubinstein-UNESCO “Women in Science” 31. Gran Cruz de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio 32. Insignia de Oro como Residente de Honor de la residencia universitaria Alfonso VIII de Valladolid 33. Desde el 2008, marquesa de Canero, su pueblo natal ¿Qué futbolista puede presentar un palmarés así? (A Margarita Salas le gusta el tenis) Margarita Salas: un valor que no se puede medir en euros. Le falta el Premio del Año Europeo del Envejecimiento Activo.
Publicar un comentario en la entrada