lunes, 30 de abril de 2012

¿En periodo de crisis se debe reformar la universidad usando la tijera, o la razón?

El 25 de abril el Ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, se ha reunido con representantes de la Comisión Permanente de las Universidades Españolas (CRUE) para explicarles las medidas aprobadas en el Consejo de Ministros a través de un Real Decreto Ley. En la página web del Ministerio se dice: “Los representantes de la CRUE han mostrado su satisfacción por este encuentro, por las explicaciones que se les han dado y ambas partes han acordado seguir hablando en las próximas semanas sobre los aspectos de este Real Decreto Ley.”

¿Satisfacción? No parece que todos la sienten. Uno de sus miembros eminentes, Félix Goñi, catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad del País Vasco, en entrevistas de la prensa en días posteriores, no parece tan feliz.
Dice: «Con la disminución enloquecida de los fondos destinados a investigación y las medidas adoptadas a consecuencia de la crisis tanto por el actual Gobierno como por el anterior se está destruyendo el sistema científico español». ¿Cómo cuadra esto con la ‘preocupación’ del Ministro? Leo: “Uno de los argumentos en los que se basó Wert para crear esta comisión es el hecho de que «ninguna universidad española se encuentre entre las 150 más potentes del mundo, según el ranking de Shanghái», lo que considera «muy preocupante».” Félix Goñi se mostró muy pesimista sobre la posibilidad de que la política española logre revertir esa realidad: «Con los recortes en investigación, en menos de 20 años no habrá una universidad española entre las 100 primeras del mundo». (La Voz de Galicia, y otros, 29 de abril).
Entre paréntesis. La Universidad del País Vasco ni está entre las primeras 500. Leí hace unos días que esto proviene del hecho que sus siglas UPV/EHU prestan a confusión porque UPV también es el acrónimo de la Universidad Politécnica de Valencia. Quizás haya que cambiar su nombre para figurar en los rankings internacionales: ¿UBC? (University of the Basque Country); ¿EUSUN? (Universidad de Euskadi)… No hay ninguna duda de que esta universidad tiene científicos de alto prestigio internacional: el propio Félix Goñi, Pedro Miguel Etxenike, etc. (Sobre el ranking ver también aquí)
Reformas racionales, sí. Félix Goñi es partidario de seleccionar mejor a los alumnos en lugar de aumentar los precios de las matrículas, porque, según dice, entonces los ricos aunque sean más tontos podrán estudiar, pero además serán menos. Por lo contrario opina que hay que revisar la selectividad de admisión a la universidad. Dice: “Ninguna gran universidad deja entrar al que quiere, lo más característico de estas universidades es precisamente lo difícil que es entrar”. Sobre reformas organizativas de la universidad: “En ninguna de las mejores universidades del mundo, los profesores, alumnos y personal de la administración eligen al rector o a los directores de departamento”, porque es dañino, porque impide la autoridad. Félix Goñi critica también la condición de funcionarios de los profesores, porque es malo para su motivación, porque hagan lo que hagan  mantendrán su puesto hasta los 70 años. “Esto tampoco ocurre en ninguna de las universidades a las que nos queremos parecer”, afirma. (El Correo, 29 de abril)
En resumen, lo que hay que hacer es reformar para mejorar la calidad, no usar la tijera. Optimizar los recursos, no cortarlos, como se dice en el mundo de la empresa. Es lo que en realidad se pretendía con el Proceso de Bolonia: La calidad del estudiante y la calidad del profesor.
La calidad del profesor, cultivar el amor a la ciencia… Me hace pensar en Walter Lewin, profesor emérito de física del MIT, quien usó la expresión: “The beauty of understanding. The beauty of kowledge”. Traducida libremente: “La belleza del conocimiento. Lo bonito de comprender”. Las clases de Lewin en el MIT son legendarias. Están reproducidas en video y las ven millones de personas de edades de 7 a 90 años, según afirma el MIT, 5000 al día en todo el mundo. Lo han visto personas como Bill Gates que ha expresado su admiración. Uno de sus videos tiene como título “How to Make Teaching Come Alive” (“Cómo hacer que la enseñanza cobre vida”). En el siguiente video se puede ver y escuchar a Lewin en una entrevista en la Universidad de Boston en la que hace una demostración de la clave para dar una clase de ciencias con éxito.


Para estar entre las 100 primeras universidades en los rankings, lo que importa es la calidad. Esto es lo que tiene que preocupar al gobierno.
Publicar un comentario