domingo, 29 de enero de 2012

Es mejor enseñar ciencias en la lengua materna que en inglés

Hay que saber inglés pero no hay que enseñar ciencias en inglés, aunque el inglés sea la lengua universal de las ciencias, porque “los estudiantes aprenden mejor  y participan más cuando aprenden en su lengua materna”, dice  Giovanni Tapang, profesor asociado en el Instituto Nacional de Física de la Universidad de las Filipinas. Es obvio que los estudiantes anglosajones tienen en esto una ventaja. Lo explica en un artículo en SciencDev.net,  “Don't teach maths and science in English”



Giovanni Tapang opina que la enseñanza necesita un objetivo claro para el desarrollo educacional, y por eso considera que “la ciencia y las matemáticas deben ser comprendidas en el idioma local si un país quiere transformar los sujetos en beneficios económicos reales”. Los críticos con la enseñanza en inglés como medio de formación opinan que este cambio va en detrimento tanto a la calidad del proceso de aprendizaje como en el desarrollo del pensamiento crítico. Y si se enseña en otra lengua que la materna suele resultar en una marginalización social temprana. Según dice Giovanni Tapang, el departamento de educación (filipino) cree también que enseñando en el idioma local, animará a los niños a quedar en la escuela y no abandonarla, lo cual es un problema en Filipinas, donde tan solo el 14 por ciento de los niños del primer grado se graduarán con un grado de enseñanza superior.


En un artículo del 27 de enero leo en La Razón que cerca del 31 por ciento de los escolares españoles abandonan las aulas, una media superior a la de la Unión Europea que se sitúa en el 14,4 por ciento, según informes de la Comisión Europea. Una de las causas de este fenómeno es la falta de motivación de los jóvenes ante los estudios, que resulta, en muchas ocasiones, de trastornos de atención.


Estudios llevados a cabo por la UNESCO y el Banco Mundial, así como por las instituciones locales, indican que los alumnos aprenden más rápido, mejor y con más entusiasmo cuando aprenden en su lengua materna. Por otra parte, los países que lideran el ranking en los tests de matemáticas y ciencias en el estudio Trends in International Mathematics and Science Study (TIMSS), - realizado por la Asociación Internacional para la Evaluación del Rendimiento Educacional, enseñan todos en su lengua materna, con la sola excepción de Singapur.


Ahora bien, todo esto no quita a la importancia de aprender el inglés, porque según el propio Giovanni Tapang admite, a menudo el inglés es la lingua franca del comercio y de la ciencia (y de la tecnología). Porque en esta era globalizada, se reconoce que el conocimiento fluido del inglés refuerza la competitividad, y es ciertamente esencial para los que vienen de países en desarrollo, donde la mayoría de las industrias pertenecen o están operadas por entidades extranjeras (en general de habla inglesa). Y que la habilidad de escribir y hablar bien en inglés es en general una de las exigencias más importantes de los empleadores.” Y también es así para los científicos, los ingenieros, los economistas. Porque la mayor parte del conocimiento está publicada en inglés. Y las relaciones internacionales se llevan en inglés. Necesitar un intérprete siempre es un hándicap. Hay muchas empresas multinacionales que mantienen sus reuniones y redactan sus informes en inglés, y no en la lengua del país donde tiene su sede.
Publicar un comentario