domingo, 24 de mayo de 2009

El valor de la ciencia, ¿solo un euro?

El otro día pasé rápidamente por la carpa del Mercado Solidario del Libro Usado en la plaza Telletxe de Algorta (El mismo sitio donde había encontrado el año pasado por última vez a un amigo, que unos meses después falleció). No tenía mucho tiempo, unos diez minutos, para mirar entre montones de libros, entre montones de gentes. Estaba, como siempre, buscando un libro antiguo de ciencias (El año pasado compré uno sobre Magnetismo Terrestre de 1919). Todos los libros se venden al precio de 1€, salvo excepciones. Esta vez mis ojos caían por pura casualidad en un libro pequeño, que no tenía nada de viejo y parecía salido de la librería sin haber sido leído. Me llamó la atención porque en su portada venía la imagen de Henri Poincaré, uno de los científicos pensadores más ilustres del cambio del siglo XIX al siglo XX. El libro escrito por él tiene como título “El Valor de la Ciencia”. Es una traducción al castellano por Juan Á. Canal, editada en 2007 por KRK Pensamiento, del libro original en francés “La Valeur de la Science” editado en 1914. ¡Y me costó un solo euro! (mucho menos que cualquier revista rosa “del corazón”), un euro que además se destina íntegramente a la ONG “AFTAL” Getxo pro Sahara. ¡INCREIBLE! Me siento hasta culpable de no haber pagado más, cuando luego he visto que el librito se sigue vendiendo por 24,95€ (!!) en las librerías online. ¿Cómo es posible? ¿Quién puede deshacerse de un librito de tanto valor sin ni siquiera haberlo leído? Tiene al menos este aspecto. Al que le gusta la ciencia y el pensamiento guardaría este libro en su biblioteca para siempre. Mi única explicación es que se pudo tratar de un donativo de una librería de Getxo que tenía que hacer espacio para sus “bestsellers”.

El valor de la ciencia es universal, y lo que escribía Henri Poincaré hace pronto cien años, sigue siendo tan actual que muchos pensamientos de los sabios de la antigua Hellas. Desde el principio, en su introducción, cita a Aristóteles “Para actuar es preciso detenerse”. Y desde el principio Poincaré ensalza la búsqueda de “la verdad”, precisando: “Cuando hablo aquí de la verdad ante todo quiero, sin duda, referirme a la verdad científica; pero también a la verdad moral de la que la llamada justicia es tan solo un aspecto…” que no se puede separar la una de la otra, porque “Para encontrar una, como para hallar la otra, hace falta esforzarse en liberar completamente el alma del prejuicio y la pasión, hay que lograr la sinceridad absoluta.”

Tengo que seguir leyendo “El Valor de la Ciencia”, cuyo valor intelectual es incalculable, a pesar de que tanta sabiduría se haya podido comprar por un solo euro. Son paradojas de nuestra sociedad contemporánea, “postmoderna” o “neomoderna”, el nombre es lo de menos.

Leer la versión francesa cuesta CERO euros online en la página web de la Academia de Nancy, ciudad natal de Henri Poincaré. Hoy el “open source” nos ofrece la cultura en bandeja, pero ¿cuántos se aprovechan?
Publicar un comentario en la entrada