viernes, 9 de mayo de 2008

De comer uniformes militares a producir biocarburantes

Se llama Trichoderma Reesei y es un hongo que obtuvo una dudosa fama durante la 2ª Guerra Mundial, cuando los jefes militares norteamericanos descubrieron que era responsable de un rápido deterioro de los uniformes y de las tiendas de campaña en el Pacífico Sur. Le pareció apetitoso su color caqui y se las comió…

Foto: Mari Valkonen, VTT Technical Research Center, Finland

Ahora, años después de este comportamiento antimilitar, un grupo de científicos del Laboratorio Nacional de Los Alamos ha descubierto que T. Reesei secreta enzimas que pueden descomponer fibras vegetales en azúcares simples. Con esto se abre una nueva posible vía industrial en la que se purifican estas enzimas y se añaden a una mezcla acuosa de pulpa de celulosa y de otros materiales residuales para transformarlos en azúcares que por fermentación se convierten en etanol, un excelente carburante sustitutivo de la gasolina.

Más
Publicar un comentario