viernes, 28 de diciembre de 2007

Membranas cerámicas podrían reducir las emisiones de gases con efecto invernadero de centrales eléctricas

Un equipo de investigadores de la Universidad de Newcastle piensa que será posible de eliminar casi por completo los gases con efecto invernadero en centrales térmicas, controlando la combustión con finos tubos de material cerámico avanzado en forma de paja. El material llamado LSCF tiene la propiedad remarcable de separar el oxígeno del aire por filtración desde el exterior del tubo al interior, donde se mezcla con el combustible. Con quemar el combustible en oxígeno puro, es posible producir una corriente de CO2 casi pura, sin estar diluida por el nitrógeno ni por el vapor de agua producido que se condensaría, con la posibilidad comercial de convertir el CO2 en productos químicos útiles, como p.ej. el metanol. Se trata de un material bastante nuevo originalmente desarrollado para células de combustible. La Universidad de Newcastle en colaboración con el Imperial College de Londres ha desarrollado el material para esta nueva aplicación, que se podría aplicar en centrales de carbón y de fuel oil usando un gran número de tubos. Según dicen, también podría aplicarse en la producción de gas de síntesis mediante la combustión incompleta del combustible. Los ensayos actuales van dirigidos a la resistencia en el tiempo de los tubos en las condiciones de una central térmica. Sin embargo su rentabilidad depende del precio de los derechos futuros de carbono que aplicarán los gobiernos.
(Noticia de prensa de la Universidad de Newcastle 3/08/2007)