miércoles, 31 de octubre de 2007

INDICE GLOBAL DE COMPETITIVIDAD DEL WEF 2007 - WEF GLOBAL COMPETITIVENESS INDEX 2007

(Un resumen y extractos del comunicado de prensa del WEF (Foro Económico Mundial), del 31 de Octubre 2007 en castellano: hacer clic en el título para ver el ranking completo) – (Click on the title to see the complete ramking).

El ranking ha sido calculado a partir de datos de dominio público y de la Encuesta de Opinión Ejecutiva, una encuesta anual realizada por el Foro Económico Mundial junto con su red de institutos asociados (institutos de investigación y organizaciones empresariales líderes) en los países abarcados por el Informe. Este año, más de 11.000 líderes empresariales fueron encuestados en 131 países. La encuesta está diseñada para capturar una amplia gama de factores que afectan a un clima empresarial de la economía. El informe también incluye amplios listados de los principales puntos fuertes y débiles de los países, lo que permite identificar las prioridades clave para la reforma de la política.

El ranking total de competitividad del Informe Global de Competitividad se basa en el Indice Global de Competitividad (Global Competitiveness Index - GCI), elaborado para el Foro Económico Mundial por Xavier Sala-i-Martin Profesor de Economía de la Universidad de Columbia, y originalmente introducido en 2004. Este año, el GCI se ha perfeccionado sobre la base de tests y opiniones de expertos. El GCI se basa en 12 pilares de la competitividad, proporcionando una imagen completa del panorama de la competitividad en países de todo el mundo, en todas las etapas de desarrollo. Los pilares incluyen: Instituciones, Infraestructura, Estabilidad Macroeconomía, Salud y Educación Primaria, Educación Superior y Capacitación, Eficiencia del Mercado de Bienes, Eficiencia del Mercado Laboral, Sofisticación del Mercado Financiero, Preparación Tecnológico, Tamaño de Mercado, Sofisticación e Innovación de los Negocios.

Michael E. Porter, Profesor de la Harvard Business School, es Co-Director del Informe.

"Los Estados Unidos confirman su posición como la economía más competitiva del mundo. La eficiencia de los mercados del país, la sofisticación de su comunidad empresarial, la impresionante capacidad de innovación tecnológica que existe dentro de un sistema de primer nivel de universidades y centros de investigación, contribuyen a hacer de los Estados Unidos una economía altamente competitiva.”, explica el Profesor Xavier Sala-i-Martin,

Suiza, segundo clasificada, sigue siendo uno de los líderes en el GCI. El país se caracteriza por una excelente capacidad de innovación y de una muy sofisticada cultura empresarial, y ocupa el primer puesto global en este ámbito. Igual que los Estados Unidos, Suiza está dotada de de instituciones de investigación científica de máxima excelencia y mantiene un alto gasto en investigación, impresionante a pesar del pequeño tamaño del país. Una fuerte colaboración de desarrollo entre los sectores académico y empresarial asegura que gran parte de su investigación básica se traduce en productos y procesos útiles en el mercado, apoyados por una fuerte protección de la propiedad intelectual. La innovación se refleja en la alta tasa de patentes en el país, que queda reflejado en el hecho que Suiza ocupa el sexto lugar en todo el mundo sobre una base per cápita.

Los países nórdicos continúan manteniendo posiciones privilegiadas en el ranking. Dinamarca ocupa el tercer lugar, y Suecia y Finlandia le siguen de cerca en el cuarto y sexto lugar, respectivamente. Están entre los mejores de todo el mundo por sus entornos macro económicos. Finlandia y Dinamarca tienen las instituciones más eficientes del mundo (ocupan el primero y segundo puesto, respectivamente), seguidos muy de cerca por Suecia, que ocupa el sexto lugar en este aspecto. Finlandia, Dinamarca y Suecia también ocupan las tres primeras posiciones en la enseñanza superior y la formación, con Finlandia ocupando el primer puesto en este indicador desde hace varios años seguidos.

Alemania y el Reino Unido mantienen su lugar entre las economías más competitivas del mundo, ocupando el quinto y noveno puesto, respectivamente. Ambos países reciben puntuaciones excelentes para la calidad de su infraestructura (en particular Alemania, ocupa el número uno). En el contexto del gran tamaño del mercado disponible para ambos países, otra fortaleza común es la eficiencia de sus mercados financieros y de productos. Por otra parte, la flexibilidad del mercado de trabajo del Reino Unido (10 º puesto) está en contraste con Alemania (115º puesto) donde la determinación de los salarios y el costo de los despidos han obstaculizado fuertemente la creación de empleo. Ambos países también están bien evaluados en innovación y sofisticación de negocios, en particular Alemania que es la primera entre 131 economías en cuanto a la sofisticación de su sector empresarial.

Francia ocupa el puesto 18 en este año. Su buena posición se basa en una serie de características que contribuyen a su excelente entorno empresarial. La infraestructura del país se encuentra entre las mejores del mundo (ocupa el segundo lugar), con excelentes comunicaciones de transporte, infraestructura energética y de comunicaciones. El alto grado de sofisticación de su cultura empresarial y su liderazgo en el ámbito de la innovación tecnológica son atributos importantes que han ayudado a estimular el potencial de crecimiento de Francia. Por otra parte, los puntos flacos que impiden que esté más alta son la falta de flexibilidad en el mercado laboral y la burocracia.

Entre los nuevos países de la Unión Europea destaca Estonia, en el 27 lugar, siendo la economía más competitiva, gracias a la eficiencia de las instituciones gubernamentales, su agresividad en adoptar nuevas tecnologías, en lo cual supera a muchos de los países “antiguos” de la UE.

España no se comenta en el informe resumen. Está en el puesto 29, igual que el año anterior. En Europa viene detrás de Suiza, Dinamarca. Suecia, Alemania, Finlandia, Reino Unido, los Países Bajos, Austria, Noruega, Francia, Bélgica, Irlanda, Luxemburgo, y Estonia.
En el informe por países podemos ver los detalles del ranking de España. Lo mejor de España son su Tamaño de Mercado (12) e Infraestructura (19). Su punto más débil es la baja eficiencia del Mercado Laboral (95º). Es sobre todo este punto que afecta al ranking global del país. Otros pilares de competitividad a mejorar para subir escalones son: las Instituciones (43) Eficiencia del Mercado de Bienes (40), la Innovación (39), la Salud y Educación Primaria (37), la Sofisticación Financiera (34), la Estabilidad Macro Económica (32) y la Educación Superior y la Formación Práctica (Training) (31º).
Eduardo Ballarín, profesor de Estrategia del IESE y coordinador de la colaboración de España en el Global Competitiveness Report, señalaba ya en sus comentarios al Infome 2006-2007, que “los buenos datos macroeconómicos de España no son reflejo de nuestra competitividad subyacente” y que “la desregulación del mercado laboral – a pesar de los recientes cambios – es el factor más importante para mejorar la competitividad de España según la opinión de los empresarios”.

En el mismo sentido se expresó Augusto López -Claros, economista jefe y director del Global Competitiveness Network del World Economic Forum: “España dispone del potencial para convertirse en una de las economías más competitivas de Europa, habiendo demostrado ya, a través del establecimiento de unas bases macroeconómicas sólidas, la capacidad de las autoridades de construir sobre logros alcanzados y de continuar con la implantación de reformas económicas e instituticionales. Sin embargo, la capacidad de España para alcanzar los niveles de competitividad de los líderes europeos dependerá de manera crucial en su capacidad en los próximos años para flexibilizar su mercado laboral, disminuyendo aun más así las persistentes altas tasas de desempleo, reducir las distorsiones en sus mercados de bienes, así como en la mejora de la calidad de la educación secundaria y terciaria, para poder desarrollar así plenamente su capacidad como economía del conocimiento” .

A destacar es el puesto 7º de Singapur, el 8º de Japón (peor que el 5º de 2006). La mayoría de los países de América Latina han empeorado su situación en el ranking, salvo Chile, en el puesto 26, que continúa en cabeza de los países de este continente, Méjico y Uruguay.

El Profesor Klaus Schwab, Fundador y Presidente Ejecutivo del WEF, señaló en la presentación del Informe que: "En la incertidumbre del entorno financiero mundial es más importante que nunca para los países, poner en práctica los fundamentos en que se basa el crecimiento económico y el desarrollo. El Foro Económico Mundial, durante muchos años ha desempeñado un papel de facilitador en este proceso al proporcionar una evaluación detallada del potencial productivo de las naciones de todo el mundo. El Global Competitiveness Report 2007-2008 ofrece a los responsables políticos y a líderes de negocios una herramienta importante para la formulación de mejores políticas económicas y reformas institucionales ".