miércoles, 25 de abril de 2007

El Estudio Europeo Bio4EU

(Resumen no oficial en castellano)

En el contexto de las Estrategias Europeas de Lisboa y del Desarrollo Sostenible, y dando respuesta a una petición del Parlamento Europeo, se realizó un estudio enfocado a las aplicaciones actuales de la biotecnología moderna en sus tres áreas principales: la medicina y el cuidado de la salud; la producción primaria y la agro-alimentación; la producción industrial, la energía y el medio ambiente. El estudio, conocido con el nombre Bio4EU, empezó en el otoño del 2005 y terminó en la primavera del 2007. Se realizó bajo la dirección y coordinación del IPTS (Institute for Prospective Technological Studies - http://www.jrc.es) que pertenece al JRC (Joint Research Centre - http://www.jrc.cec.eu.int) de la Comisión Europea. Colaboró en el estudio la ETEPS (European Techno-Economic Policy Support Network – un consorcio de institutos europeos de estudios políticos muy reconocidos - http://www.eteps.net), que recopiló gran parte de los datos. También se involucró a grupos de “stakeholders” para el suministro de “inputs” y comentarios.

En Abril de 2007 el JRC hizo público los resultados en un informe síntesis de 149 páginas en inglés, titulado: Consequences, Oportunities and Challenges of Modern Biotechnology for Europe (Consecuencias, Oportunidades y Retos de la Biotecnología Moderna para Europa). Roland Schenkel, Director General del JRC, dice en el prólogo: “La biotecnología es a menudo considerada como una de las tecnologías clave que ayudará a posibilitar el desarrollo sostenible a largo plazo de la Unión Europea, en particular en términos de crecimiento económico, protección del medio ambiente y salud pública. Sin embargo, a pesar de los altos niveles de los fondos para la investigación, tanto pública como privada, y de las grandes expectativas, en particular en relación a los avances médicos posibilitados por la biotecnología, ha habido un vacío de información fiable sobre la contribución que la biotecnología está dando y sobre sus consecuencias económicas, sociales y medio ambientales”.

A continuación damos un resumen comprimido no oficial, en castellano, del Informe, cuya versión original inglesa se puede descargar en:

http://bio4eu.jrc.es/documents/Bio4EUsynthesisreportEUR22728EN.pdf

La biotecnología moderna en la medicina y en el cuidado de la salud:

Estos campos de aplicación son los más prominentes de la biotecnología moderna, lo cual se confirma por el gran número de publicaciones y aplicaciones patentadas. Contribuye en aproximadamente un 0,4% del valor añadido bruto de la UE. Los grupos principales de productos son:

- Los productos biofarmacéuticos (9 % del mercado europeo en 2005)
- Las vacunas recombinantes (17% mercado europeo de vacunas en 2005)
- El diagnóstico in vitro basado en la biotecnología moderna (principalmente ensayos de inmunidad y los basados en ácidos nucleares, con una participación del 30% de los diagnósticos en 2005)

La biotecnología moderna también suministra herramientas poderosas para el trabajo de investigación y desarrollo.

Aunque los EEUU tienen la mayor participación en el mercado, el número de productos producidos en la UE y en los EEUU es similar, lo que demuestra que los europeos también son capaces de cosechar los beneficios de la biotecnología moderna. En algunos campos la actividad de desarrollo es menor en la UE. Es el caso por ejemplo de los productos biofarmacéuticos, donde el 15% ha sido desarrollado por empresas de la UE comparado al 54 % desarrollado por empresas de los EEUU.

Aunque en muchos casos no existen estudios del coste y eficiencia que lo demuestren, las aplicaciones de la biotecnología moderna pueden contribuir a la reducción de los costes sanitarios. Los productos de la biotecnología moderna son en general de un alto valor añadido.

La biotecnología moderna en la producción primaria y en la alimentación agraria:

La importancia en estos sectores se demuestra por una participación en el mercado entre un 13% y un 23%, y en una participación en el producto añadido bruto de la UE del 0,01% al 0,02%. Incluye:

- La producción y propagación de cereales, ganado y peces
- La producción de aditivos de la alimentación
- Diagnósticos veterinarios y de la alimentación
- Vacunas veterinarias
- Enzimas para la producción de alimentación

La aceptación de la biotecnología moderna varía según la aplicación y el subsector. Los productos obtenidos con la biotecnología en el sector de la alimentación agraria constituyen entre el 32% y el 38% del mercado de este sector en la UE, y constituye entre el 1,3% y el 1,55% del valor añadido bruto de la UE (datos del año 2002).

En la mayoría de los casos las aplicaciones de la biotecnología moderna en los citados sectores afectan a la eficiencia de la producción, lo cual conduce a un menor consumo de recursos y menores emisiones por unidad.

La biotecnología moderna en la producción industrial, la energía y el medio ambiente (Biotecnología industrial):

En gran parte de los casos se aplica utilizando enzimas. Su aplicación se limita actualmente a:

- El acabado textil
- Fabricación de pasta y papel
- Detergentes
- Algunos productos químicos
- Bioetanol (en general para uso como combustible)

La biotecnología industrial tiene efectos económicos y medio ambientales positivos: aumenta la productividad laboral en un 10% a 20% en comparación a los procesos convencionales y reduce el consumo de energía y de agua y las emisiones, incluidos los gases con efecto invernadero, en particular el CO2.

La UE es líder en la producción de enzimas (el 75%), una materia básica en la biotecnología industrial. La contribución de la biotecnología industrial al valor añadido bruto de la UE se estima en un 0,08% (datos de 2002, sin incluir el sector químico)

(Nota 1: Información adicional sobre biotecnología industrial se puede encontrar en el artículo: Industrial biotechnology’s impact on the downstream business of crude oil, René Aga, Ingeniería Química, Nº 434, Número especial Editado en Marzo 2006, para ACHEMA 2006, Frankfurt.
Nota 2: A parte del desarrollo de enzimas biológicas, se investigan y desarrollan productos químicos que emulan la función de las enzimas gracias a la nanotecnología, como es el caso de algunos catalizadores inorgánicos)

El impacto económico, social y medioambiental de la biotecnología moderna

Los productos y procesos de la biotecnología moderna forman una parte integral de la economía de la UE. Están a la base de aproximadamente el 1,43% y el 1,69% del valor añadido bruto de la UE (basado en datos de 2002).

La biotecnología moderna refuerza la competitividad de las empresas europeas, en particular en mercados tradicionales. Sin embargo, en los mercados emergentes la UE a menudo no está en la vanguardia del desarrollo, según indica la tendencia de depósito de patentes y datos bibliográficos. Es el caso de los productos biofarmacéuticos, el bioetanol, los polímeros con base biotecnológica, y cereales modificados genéticamente. Los EEUU abordan con más celeridad estos desarrollos con un fuerte soporte político.

La biotecnología moderna contribuye al empleo, en particular en la creación de empleos de mejor calidad, que necesitan una mayor capacitación. No está tan claro si aumenta el número de empleos, por no existir datos suficientes.

La biotecnología moderna contribuye al desarrollo sostenible. En particular, la biotecnología industrial, mediante las mejoras de eficiencia de la producción, el ahorro de recursos y reducción de emisiones.

En materia de salud, contribuye a reducir la carga que imponen las enfermedades a los ciudadanos europeos. Sin embargo no está tan claro su efecto sobre el coste de los cuidados de la salud, por falta de estudios sobre el tema.

Aunque la biotecnología moderna produce muchos beneficios, algunas aplicaciones hacen surgir nuevos retos y preocupaciones que requieren la atención. Ejemplos son las células madre de embriones humanos, el uso de datos genéticos para fines no medicales, el bienestar de animales en la I+D y las granjas, el uso a gran escala de alimentos agrarios para usos industriales no alimenticios. Por todo ello es necesaria una monitorización de los desarrollos de la biotecnología moderna para identificar las cuestiones emergentes con relevancia política y para evaluar cuidadosamente en las primeras fases del proceso los riesgos y los beneficios.