lunes, 5 de marzo de 2007

Einstein y su violín



Einstein era un aficionado de la música clásica, en particular de Mozart y de la música de cámara. Empezó a tocar el violín cuando solo tenía 4 años. ¿Será por eso que venden el violín en forma de jirafa para niños de 3+, que podéis admirar en la imagen?

Es a través de está afición compartida que se hizo muy amigo de la reina Elizabeth de Bélgica (la abuela de Balduino y Alberto), cuya afición era tal que instaló un Premio Internacional de la Música, que se sigue celebrando y que tiene una fama mundial. Cuentan que una vez, cuando la reina le invitó a visitarla, Einstein se bajó del tren y caminó hasta el palacio llevando una maleta y su violín, sin que nadie lo reconociera, mientras la limusina y el comité de recepción lo esperaban en la estación. Cuando la reina le preguntó por qué no había usado la limusina, respondió: "Era muy agradable caminar, majestad".

El Festival de las Artes de Utah, encargó al compositor norteamericano Robert Henderson, escribir una obra musical, un scherzo orquestal, con el título Einstein's Violin, que tuvo su estreno en el Festival de 1998. En el año 2003 quedó finalista en la Gala Masterprize, interpretada en el Barbican Centre por la Orquesta Sinfónica de Londres dirigida por Daniel Harding. La pieza ha sido compuesta para conseguir un impacto dramático máximo en el tiempo-espacio. Alguien dijo que los instrumentos de cuerda, en particular los violines, parecían atrapados como en un Movimiento Browniano, la colisión al azar de moléculas suspendidas en un líquido o en un gas, objeto de uno de los famosos artículos de Einstein.