Translate

miércoles, 20 de enero de 2016

La Cuarta Revolución Industrial causará fuertes cambios en la sociedad, la educación y el empleo


Es un poco arriesgado dividir de forma precisa la historia de la industria en “revoluciones” y no parece existir una coincidencia formal y exacta sobre el número, los contenidos y las fechas. Son cambios que significaron rupturas con situaciones anteriores. La cuarta revolución bien se podría haber llamado la quinta. El profesor Klaus Schwab, fundador y presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial (WEF) acaba de editar un libro: “The Fourth Industrial Revolution” y dice que ha habido tres anteriores: la del transporte y producción mecánica (finales del siglo 18); la producción masiva (finales del siglo 19); y la revolución de la computadora (en los años 1960), que yo he conocido en los principios de mi vida  profesional (*). Sin embargo en la Wikipedia leemos: “La conjunción de la tecnología de comunicación de Internet y las energías renovables en el siglo XXI está dando lugar a la llamada Tercera Revolución Industrial.” (La World Wide Web, WWW, empezó su desarrollo a finales del año 1990) ¿Se olvidó Schwab de esta revolución y entonces estaríamos ya en la quinta?

Los cambios se aceleran. Todavía estamos contemplando el desarrollo de esta 3ª revolución industrial y ya se está hablando de la 4ª. Las revoluciones se están solapando. De la tercera se empezó a hablar en serio hace tan solo unos diez años y muchas de las tecnologías y aplicaciones están todavía en fase de I+D o en su inicio industrial. Aparte de internet, se centra sobre todo en el campo de la energía, principalmente por razón de la sostenibilidad del planeta (cambio climático y seguridad). Incluye el paso de la energía fósil a las renovables (eólica, solar, biocombustibles, células de combustible…), a la máxima eficiencia energética y ahorro de energía (ej. edificios inteligentes), tecnologías de captura y de secuestro del carbono (CO2) y almacenamiento de energía (baterías, pilas, sales fundidas…). Los países que trabajan intensamente en este nuevo desarrollo industrial adaptan su estructura económica y educativa a esta nueva situación y crean nuevos empleos que sustituyen a los que van desapareciendo progresivamente.  ¿En qué revolución se situará el paso de la fisión a la fusión nuclear? El MIT ya está proponiendo un reactor que podría hacer realidad esta fusión nuclear…

A la cuarta revolución industrial la llaman también Industria 4.0. Y también “la industria inteligente”: fábricas inteligentes, robots humanoides, vehículos sin conductor, medicina genética y cirugía robótica, etc., que va a sustituir a mucha mano de obra. Sobre todo mano de obra de bajo nivel de capacitación y también de algunos tipos de capacitación. Si la industria va a ser “smart” (=”inteligente”) los humanos no lo podrán ser menos si quieren mantenerse a la altura, y dominar las máquinas. Porque la tecnología no debe reemplazar al hombre. Lo afirma Jim Breyer, uno de los inversores en Facebook, diciendo que es ciencia ficción que la máquina vaya a sustituir al hombre, y de lo que se trata es de una inteligencia con asistencia humana. Que las computadoras inteligentes ayudarán a la toma de decisiones por los humanos. La tecnología, en lugar de sustituir al hombre, le informará y mejorará sus decisiones.

El profesor Klaus Schwab dice que “la evidencia de un cambio dramático está en todas partes en nuestro entorno y está ocurriendo a una velocidad exponencial.” Opina que estamos al inicio de una revolución que está cambiando de forma profunda nuestra forma de vida, el trabajo y nuestras relaciones mutuas. Según Klaus Schwab esta revolución es fundamentalmente diferente y se caracteriza por una serie de tecnologías que fusionan los mundos de la física, de la tecnología digital y de la biología, y que impacta en todas las disciplinas, economías e industrias (otro paso adelante de la ciencia y la tecnología inter- y multidisciplinares). A esto Schwab añade que también se caracteriza por nuevas ideas desafiantes sobre lo que significa ser un ser humano. La revolución industrial requiere también la innovación social, pero de ella se habló en el artículo anterior en este blog.

Y además una “innovación medioambiental”. Otro informe de la WEF “The New Plastics Economy – Rethinking the Future of Plastics”  dice que la mayoría del plástico se usa solo una vez. Que el 95% del valor de los embalajes plásticos, que vale 80.000-120.000 millones de dólares al año, está perdido para la economía. El informe predice que de seguir así, en 2050 el peso de los plásticos en los océanos será mayor que el de los peces. El informe presenta asimismo una visión de una economía global en la que los plásticos nunca se conviertan en basura,  y un borrador para el cambio sistémico y la colaboración que serán necesarios para realizar esta visión.
Viendo venir esta revolución, habrá quien saca la alarma como cuando llega un tornado. Si tenemos ya un desempleo duro de soportar, ¿qué pasará cuando las máquinas no van a necesitar ser manejadas por los seres humanos? (estos temores ya existieron en el pasado también, por ejemplo cuando aparecieron las cadenas de montaje en serie de las fábricas de automóviles y en otras industrias, cuando nació la informática y los ordenadores...). También a Schwab le preocupa seriamente. Piensa que las organizaciones pueden ser incapaces de adaptarse. Que puedan fallar en el uso y la regulación de las nuevas tecnologías para captar sus beneficios. Que el cambio de poder puede crear nuevas preocupaciones de seguridad. Que puede aumentar la desigualdad. Que puede fragmentar las sociedades.

(The Future of Jobs" - WEF)


Estos cambios requerirán otra clase de mano de obra… Cada vez más capacitada. Una capacitación humana inteligente para saber manejar una tecnología inteligente. El WEF acaba de editar un informe: "The Future of Jobs”, según el WEF la primera investigación en su género, que representa a 13 millones de empleados en nueve sectores industriales y 15 economías en el mundo. En Europa incluye a Alemania, el Reino Unido, Francia e Italia. No incluye a España…  (Eurostat da alguna pista de dónde estamos en aptitudes digitales en Europa. Por ejemplo, en los países nórdicos el 91-97% de las familias tiene acceso a internet, en España e Italia el 71-81%. Las personas con aptitudes digitales más que las básicas constituyen el  56% en Luxemburgo, 49% en Noruega, 48% en Dinamarca, 42% Finlandia, el 30% en España, y el 19% en Italia.)

En el resumen del informe del WEF leemos: “La 4ª Revolución Industrial está interactuando con otros factores socioeconómicos y demográficos para crear una tempestad perfecta de un cambio de modelo de las empresas en todas las industrias, que resultará en grandes desarreglos en los mercados de trabajo. Emergerán nuevas categorías de empleos que desplazarán parcialmente o totalmente a otros. Los conjuntos de aptitudes cambiarán en la mayoría de las industrias tanto en puestos de trabajo antiguos como nuevos, y transformarán la manera de cómo y donde trabaja la gente. También puede afectar a las mujeres y hombres trabajadores de forma diferente y transformar la dinámica de la brecha de género en la industria.”



En un comunicado de prensa del 18 de enero, Oliver Cann, Director de Compromiso Público del WEF, habla sobre el desafío real de la 4ª Revolución Industrial. Combinada con otros cambios socio-económicos y demográficos, transformará los mercados laborales en los próximos 5 años lo que dará lugar a una pérdida neta de 5 millones de empleos en 15 grandes economías desarrolladas y emergentes. El desplazamiento de las aptitudes y de los empleos afectará a cada industria y región geográfica, pero las pérdidas pueden ser compensadas por el aumento de empleo en áreas clave. Hay una clara mayoría de empresas que creen que invertir en aptitudes, más que en contratar a trabajadores temporales o virtuales, es la clave para gestionar de forma exitosa las distorsiones del mercado laboral en el largo plazo.

Exigirá cambios en la educación, la formación y el aprendizaje. Finlandia, que estuvo arriba en el ranking de PISA pero han bajado posiciones, ya se está preparando y cambia su sistema educativo por otro que han tenido en periodo de pruebas. Abandonan las asignaturas tradicionales. Van hacía una educación activa en lugar de pasiva. La de aprender haciendo. En concreto, los proyectos para el Conocimiento y la educación son: nuevos entornos de aprendizaje y materiales digitales para escuelas integrales; la reforma de la educación secundaria profesional superior; acelerar la transición a la vida del trabajo; facilitar el acceso al arte y la cultura; la cooperación entre las instituciones de educación superior y la vida empresarial se reforzarán para aportar innovaciones en el mercado; el cambio de la garantía juvenil hacía la garantía de la comunidad.

Hay países que quedan como paralizados ante los cambios y otros que se aprovechan de ellos. Para estos últimos lo nuevo y el cambio se traduce en nuevas oportunidades. Porque no pierden el tiempo con politiqueos estériles, con superficialidades o con frivolidades. Cuidan el cerebro intelectual del país, que son sus científicos, sus ingenieros, sus técnicos, sus educadores, políticos y funcionarios eficaces,  sin por esto descuidar lo más mínimo los que se ocupan de la cultura y de lo social. Son países avanzados en lo científico y tecnológico que al mismo tiempo están en la avanzadilla de la igualdad social. Y son los que menos sufren del desempleo. Ya sabemos los que son. En particular en Europa. Y el que tiene dudas, que mire a las estadísticas y a los rankings internacionales.

No valen escapatorias como la del zorro de esta corta fábula de Jean de La Fontaine. “Un cierto zorro gascón, otros dicen que normando, casi muriendo de hambre vio en la parte superior de un enrejado unas uvas que parecían maduras y cubiertas de una piel bermellona. El galante las habría querido coger para comerlas. Pero como no podía alcanzarlas dijo: ‘Están demasiado verdes, y solo buenas para los palurdos’; ¿No podía haber hecho algo mejor que lamentarse?”



A ver qué nos sacan de la chistera los más de 2500 líderes del mundo empresarial, de los gobiernos, de organizaciones internacionales, de la sociedad civil, del mundo académico, de los medios y de las artes, que participan desde hoy, 20 de enero, hasta el sábado 23, en la 46ª Reunión Anual del Foro Económico Mundial bajo el lema “Dominando la Cuarta Revolución Industrial”, durante 300 sesiones…

viernes, 15 de enero de 2016

La Wikipedia ha cumplido 15 años hoy. Una adolescente que crece y crece…


(Cunningham y Wales)

Hoy Wikipedia cumple 15 años. Antes, Ward Cunningham había diseñado la plataforma de internet WIKI, la primera que permitía a mucha gente escribir en un mismo documento al mismo tiempo. Jimmy Wales y Larry Sanger la aprovecharon para crear la enciclopedia Wikipedia el 15 de enero de 2001.


Wikipedia, la enciclopedia “popular” donde mucha gente, los “wikipedians”, escriben sus artículos y en artículos de otros “wikipedians”. Millones de personas han recopilado la información y conocimiento que contiene, trabajando juntos en todas las partes del mundo.


La Wikipedia en español tiene hoy alrededor de 225 colaboradores muy activos (con 10 ediciones al día de media o más) y unos 1.050 esporádicos (2 ediciones al día de media o más). Según estadísticas propias, Wikipedia contiene más de 1.225.000 artículos en más de 120.000 categorías. Diariamente se crean 400 artículos, o sea unos 12000 al mes. La versión española sola recibe unas 25 millones de visitas al día, o sea unas 300 por segundo.


La mayor Wikipedia es la inglesa. Necesitarías 16 años para leerla en su totalidad. Día y noche y durante las comidas. Y como en cada momento aumenta, no acabarías nunca de leer.


La Wikipedia define el cumpleaños como “el aniversario de nacimiento de un ser vivo”. Entonces, si la Wikipedia fuese una chica, podría ser como mi nieta. Sin embargo comparado a otros “wikipedians” soy un enano que ni siquiera está en el citado ranking de los esporádicos. Un nene wikipedian de 5 años y pico ya que empecé formalmente, como usuario RAVAZE, en septiembre de 2010 y en total edité 4 artículos (y uno que me negaron por ser “promocional”): Pedro Novia Salcedo, Txomin Bereciartua, El Premio Novia Salcedo, y Seniors Españoles para la Cooperación Técnica.



La prueba de mi bisoñez como wikipedian: como podrán ver en el último artículo  los “controladores” de Wikipedia emiten su crítica: “Este artículo o sección necesita ser wikificado con un formato acorde a las convenciones de estilo. Por favor, edítalo para que las cumpla. Mientras tanto, no elimines este aviso, puesto el 9 de noviembre de 2014…”


A ver si aprendo a wikificar mejor. Hay que seguir aprendiendo, siempre. Life long learning lo llaman los anglosajones.

domingo, 16 de agosto de 2015

El talento es sobrevalorado y los seres humanos subestimados


Ambas afirmaciones son de Geoff Colvin (*), desarrolladas en sus dos libros: Talent is overrated: What Really Separates World-Class Performers From Everybody Else (El talento es sobreestimado: Lo que realmente separa los actores de clase mundial de todos los demás) editado en 2008, y “Humans are underrated(Los seres humanos son subestimados) editado el 4 de agosto 2015. El primero fue un bestseller y el segundo lo será probablemente también.

El talento es sobrevalorado.

Según Geoff Colvin para destacar no es absolutamente necesario tener un talento innato, o por lo menos no es suficiente. Tiene que ir acompañado con el esfuerzo. La grandeza se consigue con la práctica y la perseverancia. Trabajar de una manera muy específica. La clave del éxito es cómo practicas, cómo analizas los resultados de tus progresos y aprendes de tus errores. Por eso hay pocos entre los que tienen talento que destacan sobre los demás. Geoff Colvin cita como ejemplos celebridades como Mozart, que tenía un talento innato, pero se convirtió realmente en un genio por su constante trabajo desde niño, teniendo como maestro y mentor a su padre Leopoldo. O como el campeón de golf Tiger Woods, que también empezó a una edad muy temprana a entrenarse intensivamente. Bill Gates, que hice su primer trabajo de software a los 13 años, y otros ejemplos más.
Geoff Colvin  lo explica en este video.
El escritor se ha basado en estudios científicos para demostrar que aplicando una manera adecuada de trabajar y el esfuerzo adecuado, cualquiera puede mejorar, por muy difícil que sea su tarea. Que con un cambio de mentalidad puedes cambiar el enfoque o la idea que tienes de tu trabajo y de tu carrera.
 
Los seres humanos son subestimados.

Geoff Colvin  recuerda que, cuando en los años 70-80 surgieron los ordenadores y la informática, muchos vaticinaron que las máquinas iban a sustituir a las personas en las fábricas y esto iba a aumentar el paro. Pero luego la estructura económica se adaptó de algún modo y se crearon nuevos tipos de trabajo y empleo. Sin embargo volvieron las dudas y las estadísticas de los EEUU muestran que a partir de 1990 el paro de la gente, que históricamente había sido más empleada (de edades entre 25 y 54 años), ha aumentado desde el 8% hasta el 11,5% en 2014.
Hasta ahora la mayoría de los economistas creyeron que la culpa la tiene el avance tecnológico. Que la tecnología hace más trabajos mejor que las personas. Que los robots harán el trabajo mejor que los humanos y por lo tanto dejarán a muchos sin trabajo. Geoff Colvin da como ejemplos, entre otros: la Universidad de California en Berkeley en la que se están haciendo pruebas con un robot que es capaz de identificar un tejido cancerígeno, de cortarlo y eliminarlo, y el ejemplo de Google que ha desarrollado un vehículo sin conductor.
Pero Geoff Colvin no está de acuerdo con que el avance tecnológico haga innecesario la intervención del ser humano. Dependerá de las aptitudes y habilidades que hay que tener en el trabajo, que según Geoff Colvin son las de interacción humana profunda.
Lo explica en este video y en esta entrevista.
La gran pregunta estratégica según Geoff Colvin es: ¿Cuáles son las actividades que nosotros, los seres humanos, impulsados por nuestra naturaleza más profunda o por las realidades de la vida cotidiana, deberán insistentemente ser realizadas por otros seres humanos, incluso si las computadoras podrían hacerlas?”
La habilidad más importante es la empatía. Geoff Colvin cita al vicepresidente de Oracle, Maeg Bear, quien dice que “la empatía es la aptitud crítica del siglo 21”. Se seguirá necesitando ingenieros, pero los ingenieros más valorados no serán ‘genios en cubículos’, sino que serán los que saben construir relaciones, hacer ‘brainstorming’, colaborar, comunicar y liderar. Crear e innovar junto con otros.
Y los estudios indican que las grandes empresas opinan que se necesitan cada vez más trabajadores con estas habilidades, y afirman que las aptitudes del conocimiento ya no valen sin las habilidades personales. También indican que en promedio las mujeres destacan más que los hombres en estas habilidades valiosas, en particular la empatía y la sensibilidad social y cultural.
(Lo cual no quiere decir que no se requieren muchos tecnólogos. Estudios han demostrado que por ejemplo en el Reino Unido se necesitan cada año más de 130.000 especialistas en tecnología)
Geoff Colvin dice que “la cara irónica del avance de la tecnología es, que las investigaciones demuestran que cuanto más tiempo gastamos con nuestros artilugios digitales, nos hace menos empáticos, más narcisistas, menos adeptos a la interacción, y menos capaces de relacionarnos con los demás.”
Si tomas decisiones solo por ti mismo, entonces no estás tomando las decisiones más importantes, no estás alcanzando las mejores decisiones posibles, y corres cada vez más el peligro de ser sustituido por la tecnología”, afirma Geoff Colvin.

En resumen: El capital humano no es la tecnología. El capital humano es “ser humano”. Y el talento, si no se desarrolla adecuadamente y constantemente, tampoco forma parte del capital humano.

(*) Geoff Colvin es editor y columnista neoyorquino con la revista FORTUNE. Ha recibido reconocimientos como pensador, autor, locutor de televisión y radio, y orador tratando sobre las tendencias más significantes en el mundo empresarial. Es economista por la Universidad de Harvard y MBA de la Stern School of Business de la Universidad de la Ciudad de Nueva York.

 

jueves, 23 de julio de 2015

Tecnologías innovadoras en la lucha contra el Cambio Climático: (IV) El biocombustible como coproducto de la cerveza.


En un artículo anterior en este blog hablamos del “aprovechamiento de subproductos del whisky para producir biocombustible”. Esta tecnología fue también citada en nuestro artículo “Innovative Chemistry is required to fight Climate Change” publicado en la revista INDUSTRIA QUÍMICA (p.84), edición especial en inglés para la Feria ACHEMA 2015 de Frankfurt.

Esta vez la protagonista de la producción de biocombustible es la cerveza, la bebida alcohólica que más se bebe en todo el mundo. En realidad hay que decir “cervezas” porque hay multitud de tipos de cerveza y modos de producción, desde cervezas de grandes cerveceras hasta las artesanales hechas por aficionados, de alta y de baja fermentación, etc. Sería una labor titánica hallar exactamente el volumen de la producción mundial, pero se estima que es por lo menos unos dos mil millones de hectolitros al año. Se fabrica por fermentación en agua de distintos cereales y en distintas condiciones operativas según el tipo de cerveza y usando levadura y muchas veces aromatizada con lúpulo. La cerveza empezó a fabricarse alrededor de 3500 años aC.

Y ahora se aprovechan también los restos de la fermentación para hacer un biocombustible a escala comercial, el bioetanol, en lenguaje químico etanol o alcohol etílico, que se mezcla en la gasolina súper sin plomo. Aunque los mayores productores de cerveza del mundo son los chinos y la mayor cervecera del mundo es Anheuser-Busch InBev con sede en Lovaina, es una cervecera neozelandesa que lo fabrica, DB Breweries Ltd en la región de Auckland. Llama a su biocombustible DB Export Brewtroleum, con alusión al petróleo.



El proceso (simplificado): La cervecera DB destila los residuos de la fabricación de cerveza (los restos de los granos y de la levadura) produciendo etanol bruto que después es refinado con el asesoramiento y know how de la empresa petrolera GULL, con sede principal en Perth en Australia Occidental, con el fin de obtener la pureza necesaria para poder ser mezclado en la gasolina súper de 98 octano en una proporción del 10%. Se vende con el nombre comercial Gull Force 10. El octanaje del etanol puro es de 113, o sea que mejora el octanaje de los hidrocarburos de la gasolina.

 
Unos 300.000 litros de esta gasolina se distribuyen en 60 estaciones de servicio de Gull en todo el territorio de Nueva Zelanda.  Para obtener los 30.000 litros de bioetanol que contiene la gasolina se han producido 8 millones de botellas de cerveza.

Según Gull esta gasolina emite un 8% menos de CO2 que las gasolinas sin este biocombustible y está endosada como combustible amable con el medioambiente por la EECA, la agencia gubernamental de Nueva Zelanda que promueve la eficiencia energética. Por ejemplo, un coche de gasolina que emite 100 gramos de CO2 por kilómetro, emitiría 8 gramos menos. Parece poco. Pero un millón de coches que usan gasolina con bioetanol y que hacen 20.000 Km al año emitirían en total unas 160.000 toneladas de CO2 menos al año. Aunque las cifras no puedan ser precisas, da una idea de la magnitud.

En la página web de DB Export Brewtroleum dicen: “Quizás la cerveza puede salvar el planeta: Solo que la raza humana deberá beber mucho. No antes de conducir, naturalmente.” (Nota: y después de conducir con moderación). ¿Seguirán otras cerveceras en el mundo el ejemplo de DB? ¿Podremos quemar algún día en nuestros coches bioetanol de cerveza de abadía?

viernes, 3 de julio de 2015

Lo que vas a ser en el futuro puede empezar en la universidad


¿Para qué, y qué estudiar en la universidad? Es bueno tenerlo claro en el momento de inscribirte. Hay distintas formas para acoger y explicarlo a los nuevos estudiantes. Por ejemplo, así da la universidad KU Leuven la bienvenida a sus estudiantes:

“Querido estudiante,

Acabas de inscribirte en la KU Leuven. ¡Bienvenido!

Tu inscripción es el aval de tu interés en una disciplina académica. Quieres adquirir un conocimiento profundo de la química, medicina, psicología, o… puedes estar intrigado por los números y las matemáticas, y quisieras conocer todos los entresijos  de estos programas! Quizás te gusta trabajar con gente o con idiomas. Para algunos estudiantes este interés se traslada en una profesión particular que quisieran practicar en el futuro. Quieren ser un ingeniero, o un físico…

En nuestra universidad llamamos al sueño de tu futuro, tu yo futuro. ¿Cómo te ves a ti mismo en el futuro? Precisamente porque este sueño, este yo futuro, está coloreado por tu interés por una disciplina académica, hablamos del yo futuro disciplinario. Para cada yo futuro disciplinario, hay un grupo de personas dentro de la universidad que están dispuestos a ofrecerte un programa.

(Biblioteca Universitaria)
 
En concreto, si quieres llegar a ser un biólogo, vienes a la universidad y te registras para el programa de biología. Allí encontrarás la gente que te enseña las cosas que necesitas con el fin de llamar a ti mismo un biólogo. Estas personas te harán consciente de los retos que se presentan en tu disciplina, pero que también te enseñarán cómo ampliar tu perspectiva hacia otras disciplinas que puedan servir para resolver problemas sociales. Ellas te enseñan a trabajar juntos. Ellas te pondrán en contacto con los principales eruditos (internacionales) y te involucrarán en los debates académicos. Te invitan a pensar en tu futuro papel en la sociedad. Finalmente, también te concederán tu diploma. Al hacerlo, reconocen que no sólo sabes todo acerca de la biología, pero que 'eres' un biólogo. Cuando te presentas a ti mismo dices: "Encantado de conocerte, Miguel, soy biólogo". O "Hola, soy Sarah, médico, graduada de la Universidad KU Leuven".

KU Leuven se compromete con la ambición de crear un contexto para desarrollar tu yo futuro disciplinario. De esta manera nuestra universidad te motiva a comprometerte tú mismo plenamente con tus estudios. Por nuestra parte nos aseguraremos hacer todo lo posible para lograr este objetivo, pero sabemos que todavía podemos fallar en algunas áreas. Por eso necesitamos su reacción, tu “feedback”. Con mucho gusto nuestros programas discuten estos asuntos contigo.

¿Rebosas de impaciencia para iniciar el programa? ¿Para sorprender y cultivar tu yo futuro? ¿Para ayudar a lograr la ambición antes mencionada? ¡Ya estamos deseando trabajar juntos!”

La información completa sobre la visión de la KU Leuven y de su plan político para la educación y los estudiantes se puede descargar aquí.

Lovaina es una ciudad de los jóvenes. Incluyendo los municipios cercanos donde también hay facultades, Lovaina cuenta con 90.000 habitantes a los que hay que añadir unos 35000 estudiantes universitarios (aparte de 11000 estudiantes de secundaria). Entonces no debe sorprender que las calles estén llenas de gente joven y que la ciudad viva al ritmo de los estudiantes, con semanas frenéticas al principio del año académico y con relativa calma durante las vacaciones y periodos de exámenes.