sábado, 12 de abril de 2014

Investigadores de doctorado y de postdoctorado hablan sobre su motivación y sus perspectivas profesionales


No es la primera vez que trato en este blog sobre el doctorado, hasta ahora en general en ciencias. Antes de empezar a leer este artículo, que trata sobre lo que nos cuentan los propios doctorandi o postdoctorandi, quizás interese ver los anteriores:


¿Por qué estudiantes que están haciendo un doctorado en ciencias, o siguen con un postdoctorado, han elegido esta opción? En el último número de Science@Leuven, la Newsletter de la Facultad de Ciencias de la universidad KU Leuven y de sus alumni, hay una serie de entrevistas de Siska Waelens, miembro de la redacción, con estudiantes de doctorado y de postdoctorado. Me parecía interesante que se conozca por qué lo hicieron.

El primer  entrevistado, el matemático Bart Dioos, trabaja en una tesis de doctorado sobre Geometría Diferencial. Cuando empezó sus estudios a la universidad no tenía ni una remota idea de que iba hacer un doctorado. Lo decidió en el último curso cuando estaba preparando su trabajo final sobre esta materia. “Encontré que era una matemática bonita, experimenté una sorpresa muy agradable de cómo está hecha, y con mucho gusto he aprovechado la ocasión de poder seguir ocupándome de ella”, dice. Ha elegido esta ciencia porque le gustó y porque le iban bien las matemáticas. Las salidas profesionales no le preocupan ahora. Opina que cuando empiezas a estudiar matemáticas no puedes saber qué profesión vas a ejercer en el futuro. Puedes tener salidas muy variadas e imprevisibles. Da el ejemplo de un doctor en matemáticas que trabaja en un banco. En un banco puedes dedicarte a tareas que necesitan las matemáticas, como el análisis de riesgos,  análisis financieros, etc. O puedes aterrizar en un sitio muy diferente e imprevisto como por ejemplo participar en el diseño de las vías del ferrocarril para que no haya peligro de descarrilamiento del tren…

Kelly Houben hace un doctorado en Física y estudia la superconductividad a escala nanométrica. No está directamente interesada en una aplicación tecnológica. Lo que le interesa es comprender cómo funciona. “Nos ocupamos del conocimiento y no de la innovación tecnológica. Pero sería superinteresante si vemos alguna aplicación”, cuenta. ¿Cómo ve el futuro después del doctorado? No lo sabe aún. “La investigación es el empleo soñado, pero estoy consciente de que no hay una carrera académica reservada para todos. Quiero seguir haciendo investigación durante unos años más, y preferiblemente también en el extranjero. Después vendrá seguramente un tiempo en que encontraré más importante la estabilidad y la seguridad del empleo, y esto no existe realmente en el mundo académico. Observo lo que hacen mis colegas recién doctorados cuando se marchan de aquí. Hay bastante posibilidades en la investigación y desarrollo en empresas, pero quizás entonces tengas que mirar más lejos que Bélgica.” Menciona otra ventaja de hacer el doctorado: todavía sigues siendo un poco estudiante, pero al mismo tiempo adquieres también responsabilidad y libertad, y una remuneración.

Isabel Beets era una de las primeras que han estudiado la asignatura de Bioquímica y Biotecnología en la KU Leuven. Después de haber conseguido su doctorado en mayo de 2013 estudia con una beca europea de postdoctorado el proceso de aprendizaje de un pequeño gusano con un cerebro muy pequeño, con el fin de aprender cosas que puedan ser también relevantes para la neurobiología del ser humano. “Hacer un doctorado es muy atractivo”, opina, “es un reto en el que puedes aprender muchas cosas a nivel científico pero también sobre ti mismo. Tienes que trabajar duro, siempre automotivarte y resistir a una porción de estrés, pero a cambio obtienes flexibilidad y muchas oportunidades. Trabajamos en un equipo muy diverso, lo cual está muy bien, naturalmente.” También realiza tareas didácticas como impartir prácticas y acompañar a estudiantes que preparan sus exámenes de bachelor y máster. Dice que esta actividad es un buen cambio  y que con ella desarrollas otras aptitudes. Le gustaría seguir investigando y no excluye pasar a la industria, porque “también allí hay trabajo interesante en los departamentos de I+D”.

Tobias Ceulemans es biólogo. La Biología es du “hobby” desde la infancia. Ya le gustaba cultivar pequeñas plantas a sus 6 años, y de joven estaba activo en organizaciones  de protección de la naturaleza y del medio ambiente. Decidió hacer el doctorado porque le gusta investigar. Podía haber empezado a trabajar en una de las citadas organizaciones pero quería desarrollarse a sí mismo y hacer una aportación al conocimiento que se necesita para gestionar la naturaleza de la manera la más eficiente posible. Ahora sigue investigando con una beca de postdoctorado del Fondo para la Investigación Científica de Bélgica. Su trabajo se centra en la biodiversidad, un tema de interés público. Cuatro partidos políticos y la asociación de agricultores asistieron a la defensa de su tesis de doctorado, porque su investigación ayuda a tomar soluciones políticas sensatas y también a alertar al público en general.

Benjamin Campforts es un geógrafo entusiasta, porque la geografía es una ciencia cercana a la sociedad y a la vida de las personas. Y además se pasa mucho tiempo fuera, lejos de los libros, y a Benjamin le gustan los montes. No hace un doctorado con vistas a conseguir un empleo. Dice que como geógrafo no hace falta el doctorado para encontrarlo. Dice que cuando estudiaba le cautivaba la investigación. Que en la escuela el maestro explica cosas, pero que en la universidad el profesor explica las que son el resultado de su propia investigación. “A este nuevo conocimiento quiero hacer mi aportación”, dice. Ahora, en su doctorado investiga la relación que hay entre la degradación del suelo y la desaparición de civilizaciones, porque el suelo es un elemento crucial para el desarrollo de las civilizaciones. En este momento no está todavía haciendo planes para su carrera profesional. Dice que en ahora mismo tampoco siente la necesidad. “Hago algo que me gusta y ya veremos lo que trae el futuro. No veo el doctorado como una apuesta para el futuro, lo veo más como un ambiente agradable de trabajo para aprender mucho más”, dice.

Dieter Brems es un geólogo que colabora con la investigación arqueológica. En concreto quiere saber dónde en la antigüedad romana se producía el vidrio y qué depósitos de arena usaban para ello. Al terminar sus estudios no tenía planes concretos para hacer un doctorado, aunque le había gustado mucho la investigación fundamental que había hecho para su trabajo de fin de curso. Pero llegó a su conocimiento que había una plaza para investigar en un dominio totalmente diferente, en la geo-arqueología. Era un cambio radical hacía una investigación más aplicada donde se utilizan técnicas geológicas para encontrar una respuesta a las cuestiones que pone la arqueología. Para los próximos tres años tiene una beca de postdoctorado del ya citado Fondo para la Investigación Científica, para continuar con su investigación. Aparte de esto ayuda a estudiantes con sus prácticas, pero no se hace ilusiones sobre una carrera en la enseñanza académica, aunque sí ve una alternativa como profesor en la enseñanza secundaria. Dice que los geólogos están muy demandados en el mercado del trabajo y que están trabajando en muchos sectores: en despachos de estudios, en empresas de dragado, en explotaciones de agua, y también en el sector del medio ambiente.

En los siguientes videos recientes de la KU Leuven de fragmentos de entrevistas, estudiantes doctorales y postdoctorales aclaran el valor de un doctorado, desde distintas perspectivas, en un mercado laboral académico y no académico.

En el primer video dan su testimonio Lauran Reyniers, investigadora de doctorado en Ciencias Biomédicas en el departamento de neurología, Laboratory for Neurobiology and Gene Therapy KU Leuven, y Dries De Smet, doctor en Ciencias Económicas y Empresariales de la KU Leuven, que es momentáneamente periodista en la división de economía del periódico De Standaard.


En el segundo hablan Annabel Braem, investigadora de postdoctorado en el departamento de estudio de metales y aplicaciones de materiales de la Facultad de Ciencias de Ingeniería, en el grupo Advanced Ceramics and Powder Metallurgy KU Leuven, y Pieter Verachtert, Doctor en Ciencias de la Educación que trabaja en una escuela privada como coordinador de cuidados.


En el último vídeo hablan Katleen Vandamme, profesora en el Departamento de Ciencias de la Salud Bucal - Prosthetic Dentistry BIOMAT Promotheus - Division for Skeletal Tissue Engineering KU Leuven y David De Schutter doctor en Ciencias de la Bio-ingenieria que trabaja como especialista de Desarrollo de Procesos Globales con la multinacional cervecera AB Inbev.

domingo, 2 de marzo de 2014

Buscando una educación y formación que consiga que la juventud pase al mundo del trabajo – dos informes de Mc Kinsey


El enigma  al que se enfrenta el mundo, los gobiernos y las empresas es el alto nivel del desempleo juvenil y una falta de gente que busca un empleo y que tengan las competencias adecuadas.  Nada menos que 75 millones de jóvenes en el mundo están sin empleo. Son más que toda la población del Reino Unido. Y la mitad de ellos no están seguros que sus estudios superiores haya aumentado sus posibilidades de encontrar un empleo. Por otra parte casi el 40% de las empresas afirman que la falta de competencias es la mayor razón por la que muchas vacantes no se cubren. Es lo que dice la consultoría Mc Kinsey en su informe de 2012 "Education to employment: Designing a system that works”, en el que analizó más de 100 iniciativas de educación para el empleo en 25 países en el mundo para estudiar su grado de efectividad e innovación. Asimismo estudió los proveedores de educación y empresas en 9 países también de diversos lugares geográficos y economías.

En este video McKinsey da una síntesis de su análisis



En el pasado mes de enero McKinsey publicó otro informe, específico de Europa: “Education to employment: Getting Europe’s youth into work”. Sus autores son Mona Mourshed, directora en la oficina de Washington DC; Jigar Patel, ejecutivo en la oficina de Londres; y Katrin Suder, directora en la oficina de Berlín.

Según el informe (y no solo este informe) el desempleo juvenil en la Unión Europea sigue siendo inaceptablemente alto, en detrimento de las generaciones actuales y futuras. Abordarlo requiere la comprensión de sus causas y luego perseguir implacablemente soluciones.

El problema del desempleo juvenil en la Unión Europea no es nuevo. El desempleo juvenil ha sido el doble o incluso el triple de la tasa de desempleo general en Europa durante los últimos 20 años. Sin embargo, los acontecimientos de los últimos años lo han agravado de forma dramática: 5,6 millones de jóvenes están desempleados en toda Europa, y 7,5 millones ni están siendo educados ni están trabajando. Por otra parte, mientras que los jóvenes están dispuestos a trabajar, más de la mitad de los que no tienen puestos de trabajo dicen que simplemente no pueden encontrar uno - mientras empresas de toda Europa insisten en que luchan por encontrar a jóvenes con las aptitudes que necesitan.

Para entender esta desconexión y qué se puede hacer al respecto, McKinsey ha utilizado la metodología ya utilizada en su ya citado informe de 2012, “Educación y Empleo: Diseñando un Sistema que Funciona”, que enfocaba a países como Brasil, Alemania, India, México, Marruecos, Arabia Saudita, Turquía, el Reino Unido y EEUU.

Los autores se concentraron en cuatro preguntas:

¿Es el problema del desempleo juvenil en Europa el resultado de una falta de empleos, una falta de aptitudes, o una falta de coordinación?

¿Cuáles son los obstáculos a los que se enfrenta la juventud en su viaje de la educación al empleo?

¿Qué grupos de jóvenes y empresas en Europa están luchando más?

¿Qué se puede hacer para afrontar el problema?

Para responder a estas preguntas, encuestaron a 5.300 jóvenes, 2.600 empresarios, y 700 proveedores de educación superior en 8 países que en su conjunto albergan a casi el 73 por ciento de los 5,6 millones de jóvenes sin empleo en Europa: Francia, Alemania, Grecia, Italia, Portugal, España, Suecia y el Reino Unido. También se examinaron más de 100 programas en 25 países para proporcionar ejemplos de compañías, gobiernos, proveedores de educación y organizaciones no gubernamentales que pueden ser relevantes para Europa.

La investigación condujo a las siguientes respuestas:

En primer lugar, por un lado hay más gente buscando trabajo, y por el otro las empresas en Europa no encuentran personas con las aptitudes que se necesitan. Está claro que la falta de disponibilidad de empleos es parte del problema. Un mayor número de personas mayores está trabajando más tiempo, y más mujeres con niños eligen trabajar o seguir trabajando. Lo cual en un entorno de contracción de la demanda significa para los jóvenes una mayor competición por el empleo, estando en desventaja por su falta de experiencia probada. Por otra parte, las regulaciones del mercado laboral que desaniman la contratación y el despido, y que son comunes en Europa, lo hacen aún más difícil para los jóvenes hacer el paso al primer peldaño de la escalera del empleo.

¿Por qué los jóvenes no obtienen las aptitudes que requieren las empresas? Según el informe una de las razones es que los empresarios, los educadores y los jóvenes no se comprenden mutuamente. Según ya se dijo en el Informe de 2012, operan en “distintos universos”. No entienden las expectaciones ni las necesidades del otro. Únicamente en Alemania y el Reino Unido la mayoría de los empresarios reportan que comunican con los educadores varias veces al año. España es el único país donde los empresarios reportan que sus interacciones con los educadores son realmente efectivas. (Curiosamente en uno de los países europeos donde más paro juvenil hay. ¿Habrá que buscar las razones en otra parte…?)

En segundo lugar, los jóvenes se enfrentan a tres obstáculos importantes.

Según el informe, el camino de la educación al empleo se puede describir como una carretera en cuyo recorrido hay tres cruces, la matriculación en la educación post-secundaria, la construcción de los conocimientos adecuados, y encontrar un empleo adecuado. El problema es que en Europa hay obstáculos en cada uno de ellos.

Cuando se trata de la matriculación en la educación superior, la barrera más importante en Europa es el coste. Aunque las tasas universitarias son generalmente altamente subsidiadas en Europa, muchos estudiantes encuentran que el costo de la vida mientras estudian es demasiado alto para sostenerlo. Asimismo, en varios países, los cursos de formación profesional no académicos no son subsidiados, y por lo tanto pueden ser prohibitivamente caros. Excepto en Alemania, los estudiantes carecen de información suficiente, también excepto en Alemania, menos que un cuarto de los entrevistados decían que recibían suficiente información sobre los cursos y carreras de la educación superior. La mayor parte de los encuestados dijeron que percibían un prejuicio social contra la educación profesional y menos de la mitad de los que tenían intención de seguirla, lo hacían realmente.

En el segundo cruce, los jóvenes a menudo no están aprendiendo una cartera suficiente de competencias generales mientras estudian, mientras los empresarios reportan una escasez particular de habilidades sociales como la comunicación oral y la ética de trabajo. Los empresarios y los educadores no están trabajando en estrecha colaboración para abordar esta cuestión.

En el último cruce, los jóvenes encuentran la transición al trabajo difícil. Un tercio cae en empleos provisionales después de graduarse, y muchos más luchan por encontrar cualquier trabajo. Muchos carecen de acceso a servicios de apoyo a la carrera en su institución postsecundaria. Muchos más no persiguen un puesto de trabajo, a pesar de ser esto un buen predictor de la rapidez con que una persona joven encontrará un puesto de trabajo una vez que finalicen sus estudios.

En tercer lugar, la estructura del camino de la educación al empleo está fallando para los jóvenes y las pequeñas empresas. Para refinar el entendimiento del asunto, los autores del informe dividieron los jóvenes y empresarios en segmentos con el fin de examinar las diferentes intervenciones para conseguir mejores salidas de la educación al trabajo. En particular miraron a la cantidad de soporte que los jóvenes recibieron, y el alcance de sus deseos de desarrollar las aptitudes que les preparan para el empleo.

Solo un pequeño segmento de jóvenes, el 10% de los entrevistados, consiguen una salida buena al trabajo. Tienen éxito porque han recibido una educación sólida y buena información, y además están atentos en encontrar las oportunidades para construir sus aptitudes para el puesto de trabajo. Otros segmentos, en su conjunto de tamaño similar, disponen de un soporte fuerte pero están menos motivados y terminan estando solo moderadamente satisfechos con su empleo. Cerca del 80% se sienten frustrados debido a la falta de soporte y no están felices en sus prospecciones. Luchan por cada oportunidad pero raramente tienen éxito y hasta pierden el ánimo y dejan la educación a la primera oportunidad.

En Europa son las pequeñas empresas, más que las grandes, que tienen problemas debido a la falta de aptitudes. Son también las que más problemas tienen para identificar y reclutar sus equipos, y que menos trabajan con los educadores o con otros empresarios para abordar estos problemas de aptitudes.

Los autores terminan con algunas recomendaciones, tales como:

Sistemas innovadores de financiación, por ejemplo préstamos de bajo interés e iniciativas para facilitar a los jóvenes devolver el préstamo, por ejemplo haciendo tutorías de estudiantes más jóvenes que ellos.

El seguimiento de la inserción laboral y la satisfacción en el trabajo, y centrarse más en lo que le sucedió a los estudiantes después de salir de la escuela, deben ser prioridades para los proveedores de educación.

Para mejor la prospección de los estudiantes, las instituciones deberían trabajar de forma más estrecha con las empresas para asegurar que estaban ofreciendo cursos que ayudaban realmente y los jóvenes a prepararse para el mundo del trabajo

También es importante el entendimiento de la mezcla y concentración de los segmentos de empresas y jóvenes – cada segmento necesita un juego diferente de intervenciones para conseguir su potencial

Alguna sugestión era de dividir el grado o los programas de formación profesional en módulos, semanas o meses, que pondrían el enfoque en aptitudes específicas, aunque siempre apuntando a un grado o cualificación formal. Esto podría hacer posible a los jóvenes a tomar un paréntesis en sus estudios para trabajar durante un periodo, y después retomar el estudio donde lo dejaron.

El informe sugiere que la Unión Europea juegue un papel crítico en tres áreas. Podría desarrollar una plataforma de empleo más comprensiva con tendencias de empleo por sectores y regiones y compartir prácticas para combinar la demanda del mercado y la oferta. También podría hacer transferible las cualificaciones de la formación profesional fuera de las fronteras, como ya se hizo para la educación superior en el proceso de Bolonia.

Invertir en competencias mediante una educación y formación innovadoras - Conclusiones y recomendaciones del Consejo Europeo

En el comunicado de prensa de su reunión del 24 de febrero, el Consejo Europeo considera que la educación y la formación tienen que jugar un papel estratégico para apoyar la recuperación económica en Europa. Que, a pesar de los progresos, queda mucho por hacer para revertir el impacto de la crisis y afrontar los problemas estructurales subyacentes.


Datos recientes sugieren que estos problemas estructurales están ligados en parte a la falta de competencias relevantes y por eso constituyen desafíos para nuestros sistemas de educación y formación. Una de cada cinco personas de la UE en la edad de trabajar tiene bajas competencias de alfabetización y aritmética, un factor que limita seriamente su posibilidad de encontrar empleo, y a pesar de algún progreso en competencias básicas, el número de alumnos de las escuelas que tienen pobres resultados en matemáticas es todavía alto.
Aunque las previsiones sugieren que casi todos los empleos en el futuro necesitarán competencias digitales básicas, aún a muchos escolares les sigue faltando el acceso a la tecnología digital y al contenido necesario para adquirirlas. En su conjunto hay un gran número de adultos que carecen de aptitudes digitales.


El Consejo insiste en que:


Es urgente abordar los desafíos clave del desempleo juvenil y de los niveles inadecuados de competencias. Además de su contribución esencial en reforzar la cohesión social y la ciudadanía activa, la educación y la formación contribuyen de forma significativa a generar un crecimiento vivo, inclusive y sostenible, a mejorar la competitividad y la empleabilidad, así como a reforzar la productividad y la innovación. Esto requiere que los Estados Miembros intensifiquen sus esfuerzos para mejorar la educación y la formación y continúen invirtiendo en una educación y formación de alta calidad.


Para que esto se note hay que poner énfasis en dotar a la gente de todas las edades con aptitudes mejores y más relevantes, en particular reforzando el aprendizaje durante toda la vida y promoviendo oportunidades iguales para el acceso a una educación y formación de calidad, incluyendo los aprendices con antecedentes desfavorables. Y hay que facilitar la transición de la educación y de la formación al trabajo, en particular promoviendo los esquemas de aprendizaje basado en el trabajo y, en la medida que es apropiado, aumentando la disponibilidad de periodos de prácticas o de aprendizaje de buena calidad.


Para ello, en cooperación con las partes interesadas relevantes, hay que modernizar y mejorar los métodos educativos en base a las últimas investigaciones, con inclusión - de acuerdo con las circunstancias nacionales -, de:


1.-  El apoyo a las instituciones de educación para mejorar su capacidad – y donde es oportuno, su capacidad de invertir en infraestructura de las TIC – para explotar el potencial de las nuevas tecnologías y de los contenidos digitales, incluidos cursos abiertos masivos online.


2.- La promoción de experiencias más diversas de aprendizaje que mezclan métodos presenciales con digitales.


3.- Animar la educación inicial de los enseñantes y su desarrollo profesional continuado para explorar el uso de métodos de enseñanza con soporte digital.


El Consejo invita a los Estados Miembros, respetando el principio de subsidiariedad y de acuerdo con las circunstancias nacionales, a:


1.- Continuar con los esfuerzos para mejorar la adquisición de competencias clave y disminuir la proporción de los alumnos de bajo rendimiento en la escuela.


2.- Promover la adquisición de competencias básicas, así como la adopción de medidas de recualificación y de actualización de las capacidades mediante un aprendizaje continuo reforzado con enfoque en los menos capacitados.


3.- Adoptar políticas efectivas e inclusivas de educación y de formación, que tienen bien en cuenta las necesidades de los aprendices con historiales desfavorables.


4.- Alentar un debate entre un amplio rango de partes interesadas basado en la evidencia sobre la provisión y protección de medios de financiación sostenibles y eficientes para la educación y la formación.


5.- Tomar una acción apropiada para dar respuesta a los mensajes clave relacionados con la educación y la formación en la Declaración del Consejo sobre la Alianza Europea para los Aprendizajes y en la Recomendación del Consejo sobre el establecimiento de una Garantía Juvenil.


6.- Explorar cómo los instrumentos de transparencia y reconocimiento en la educación formal podrían responder también a las nuevas formas de aprendizaje, incluyendo la validación de las competencias adquiridas mediante el aprendizaje de calidad basada en la red.


7.- Apoyar a las instituciones de educación y formación en la explotación del potencial de las nuevas tecnologías y contenidos digitales, como complemento a las aproximaciones de la educación tradicional y con vistas a satisfacer las necesidades de los diferentes aprendices, incluyendo los con historiales desfavorecidos


8.- Apoyar a los maestros y dirigentes escolares en obtener un alto nivel de competencias digitales y en adoptar prácticas innovadoras de enseñanza, por ejemplo mediante una formación flexible, esquemas de incentivos, y planes de estudio actualizados para la educación de los profesores.


9.- Hacer un uso total de la nueva generación de instrumentos financieros, en particular el Programa Erasmus+ y los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos, para afrontar los citados desafíos de educación y formación.


10.- Tratar de facilitar la inversión en la educación y la formación como sectores favorables al crecimiento, teniendo en cuenta los aspectos de educación y formación de las recomendaciones de Europa 2020, específicas de los países.


El Consejo invita a los Estados Miembros y a la Comisión Europea a:


1.- Fortalecer la contribución de la educación y la formación a la agenda de la UE para el crecimiento y el empleo haciendo un uso más eficiente y efectivo de las inversiones con el fin de elevar los niveles de las competencias, mejorar los resultados del aprendizaje y afrontar las deficiencias de las competencias.


2.- Animar al partneriado a nivel nacional y europeo entre creadores de contenidos educacionales con vistas a aumentar el suministro de Recursos Abiertos de Educación de calidad y otros materiales digitales de educación en diversas lenguas, prestando la debida atención a los asuntos de derechos de autor y de licencias
3.- Explotar además la plataforma eTwinning y hacer uso del nuevo portal Educación Abierta Europa como punto de referencia de Recursos Abiertos de Educación producidos en la UE.
 
4.- Hacer un seguimiento del debate de la política del Consejo de noviembre 2013 organizando una cumbre sobre los desafíos que plantean las nuevas tecnologías y los recursos educativos abiertos, especialmente en lo que se refiere la garantía de calidad y la evaluación y certificación de las competencias adquiridas a través de nuevos modos de aprendizaje.
5.- Aumentar el valor añadido y optimizar la efectividad del marco estratégico “Educación y Formación” (ET 2020) y sus subyacentes modalidades de gobernanza y de trabajo, en particular: 


  • Seguir desarrollando la cooperación entre los especialistas de la política de educación y de empleo;
  • Asegurando que el Método Abierto de Coordinación (MOC), incluyendo los Grupos de Trabajo del “ET 2020”, sirva efectivamente para asistir en el seguimiento de los desafíos identificados;
  • Continuando con las revisiones voluntarias por iguales de alto nivel en el contexto de las estructuras existentes del MOC, enfocando los aspectos de educación y de formación de las recomendaciones especificas de los países;
  • Usando el ejercicio de balance de medio plazo para ayudar a preparar el siguiente borrador de Informe Conjunto, con un enfoque más progresista que identifica las áreas prioritarias clave y cuestiones concretas para el trabajo futuro;
  • Optimizando, reduciendo y simplificando las estructuras de información de la educación y de la formación, para evitar duplicaciones.

El Consejo invita a la Comisión a:
 
Recopilar pruebas y preparar un análisis sobre el impacto económico y social y los beneficios de la educación con el fin de informar a un futuro debate en el Consejo.


Promover un debate público, en el contexto de la consulta sobre las Competencias y Cualificaciones del Área Europea, sobre el impacto de las nuevas tecnologías y el contenido digital en las actuales prácticas e instrumentos y políticas de la UE, incluyendo asuntos como el aseguramiento, la evaluación y la certificación de la calidad.

martes, 18 de febrero de 2014

Hay que recuperar a los eruditos y a los aficionados de la ciencia


En la versión online de la revista Wired, vi un artículo interesante de Samuel Arbesman, un científico de matemática aplicada e investigador en el Instituto de Ciencia Social Aplicada de la Universidad de Harvard. Se llama a si mismo también “científico de  la red”. El título, difícil de traducir exactamente: Let’s Bring The Polymath — and the Dabblers — Back”. O sea que hay que recuperar a los eruditos y a los aficionados.
Es que el desarrollo de la ciencia y el conocimiento es tal que es imposible conocer cada rama a fondo. “Es como si la revolución científica - y el conocimiento que generó - mató a la capacidad de saberlo todo”, dice Arbesman.

Los sabios de la antigüedad eran “polímatas”, cuya sabiduría individual abarcaba varias disciplinas, tales como la filosofía, la ética, la biología, la física  etc. Por ejemplo, Aristóteles era un polímata, porque sus conocimientos abarcaban tanto la filosofía como la ciencia en esta época. Leonardo da Vinci era “el” polímata del siglo XV. Después vino la llamada “Revolución científica” en los siglos XVI y XVII. Y en el siglo XVIII se pasó de la ciencia artesanal a la ciencia moderna, la ciencia metódica. Se pasó de la alquimia a la química moderna, a una Revolución Química, cuyo artífice principal fue Antoine Lavoisier, al que se llama el “Padre de la Química Moderna”.
Al mismo tiempo que la ciencia creció en amplitud, empezó a fragmentarse en disciplinas y especialidades dentro de cada disciplina. “Pero a medida que la gente empezó a especializarse, el conocimiento se fragmentó. Hemos elegido para saber más y más sobre menos y menos. Es posible que hayamos ampliado lo que nosotros, como sociedad sabemos - pero fue a costa de que ningún individuo sea capaz de conocer verdaderamente todo”, dice Arbesman. Y nacieron los “expertos” en cada disciplina o rama científica. Ya lo dijo antes el pedagogo y sociólogo norteamericano Nicolás Butler: “Un experto es uno que sabe más y más sobre menos y menos”.

Se echa en falta hoy a “generalistas” que saben echar puentes entre las disciplinas. Pero “¿dónde están los generalistas?”, se pregunta Arbesman. Pues parece que no están en el mundo académico y que la mayor parte están en otros lugares, entre ellos en el mundo de la empresa, donde saltan de un tema a otro para incorporar información de distintas áreas que a primera vista no están interrelacionadas. Según Arbesman, el mundo de los negocios y del emprendimiento anima activamente a los que ven conexiones entre disciplinas diferentes. Y el que puede encontrar una relación entre dos campos dispares es el que tiene más probabilidad de encontrar la próxima gran cosa nueva. Una inversión de oro.
 ¿Cómo se consigue que personas sean generalistas, si no hay diploma que lo certifique?
 
Arbesman sugiere una especie de insignia, pin o chapa que les reconozca. Algo como la insignia de Dabbler (Dabbler badge) que se daba en 1955 en EEUU a las chicas "scout" y a  artesanos generalistas. Para conseguirla había que saber hacer ocho de estas once cosas:
 
 
 

  1. Saber usar tiza de varios colores de distintas maneras
  2. Hacer un dibujo o pintura de una historia que te gusta, una canción que te gusta, un sitio que conoces
  3.  Hacer una olla con arcilla
  4. Hacer un bastón, un juguete sencillo, un silbato, una cuchara de madera
  5. Hacer un candelabro, un cortador de galletas o un animal imaginario de hojalata.
  6. Hacer un asiento con hojas largas de hierba, hojas de pino o algo similar
  7. Aprender algo sobre cómo el arte popular de los indianos americanos y otros pueblos ha influenciado la artesanía actual.
  8. Cortar en una patata, linóleo, madera, etc., el patrón de una hoja o de otra cosa. Y usarlo para imprimir tu diseño en un delantal.
  9.  Hacer títeres de los personajes de tus cuentos favoritos para que puedan actuar como marionetas
  10. Hacer un pez imaginario u otro animal con un alambre.
  11. Hacer un peep show o diorama.

El generalista de hoy sabe hacer bricolaje científico, o sea de todo un poco con un poco de todo.

martes, 3 de diciembre de 2013

La Comisión Europea da luz verde a Horizon 2020, el nuevo programa europeo de investigación e innovación


Después los trabajos preparativos en septiembre y octubre, y de pasar por la Comisión Europeo y el parlamente Europeo en noviembre, el nuevo programa de investigación y de innovación, Horizon 2020, fue adoptado hoy por el Consejo Europeo y durará desde 2014 hasta 2020. Sustituye al 7 Programa Marco de Investigación que finaliza a finales de este año. El programa pretende seguir eliminando la fragmentación de la investigación y la innovación. Tiene un presupuesto de aproximadamente 77 mil millones de euros, comparado a los 53 mil millones de euros del 7PM, y apuntalará los objeticos de la estrategia Europa 2020 para el crecimiento y los empleos, y reforzará las bases científicas y tecnológicas construyendo un área Europea de Investigación en la que los investigadores, el conocimiento científico y la tecnología circulen libremente.

 
Horizon 2020 se concentra en tres prioridades: 

  • Generar una excelencia científica mundial y hacer más competitivo el sistema de innovación de la UE
  • Reforzar el liderazgo industrial, para acelerar el desarrollo de tecnologías que soportarán las empresas y la innovación, incluso para las pequeñas empresas.
  • Afrontar los retos sociales con el fin de responder a las prioridades establecidas en la Estrategia Europa 2020 mediante el apoyo a las actividades que abarcan toda la cadena desde la investigación hasta el mercado


 Algunas características principales del programa:

 La simplificación que debe reflejarse en su diseño, sus reglas, la gestión financiera y la implementación con el fin de atraer una fuerte participación de las universidades, centros de investigación, la industria, las PYME y las entidades no lucrativas. Esto reducirá costes y acortará el proceso hasta la subvención. 

El Instituto Europeo de Innovación y Tecnología se integrará en Horizon 2020 para seguir reforzando la capacidad innovadora de la UE y de sus estados miembros y para contribuir a los objetivos de Horizon 2020, principalmente integrando el “triángulo del conocimiento” de la educación superior, la investigación y la innovación. 

Esta integración tiene lugar en primera instancia vía las Comunidades del Conocimiento y de la Innovación (CCI), que reunirán las organizaciones sobre una base de largo plazo, para responder a los retos sociales mayores. Cinco nuevas CCI serán lanzadas durante el programa en tres ondas. 

Las dos primeras CCI, que se lanzarán en 2014 tendrán como temas “Vivir sano y envejecimiento activo” y “Materias primas”. 

Los temas de las dos siguientes, en 2016, serán “Alimentación para el futuro” (Food4future) y “La fabricación con valor añadido”. 

El quinto tema, para 2018, será “Movilidad urbana”. 

Además, un esquema piloto de "Vía Rápida a la Innovación" se implantará con el fin de acelerar el tiempo de la idea al mercado, y para aumentar la participación de la industria, las PYME y los solicitantes por primera vez en Horizonte 2020. Buscará estimular la inversión del sector privado, promover la investigación y la innovación con un enfoque en la creación de valor y acelerar el desarrollo de tecnologías en productos innovadores, procesos y servicios.

 


Como ya se venía haciendo en el 7PM, una estructura y línea presupuestaria independientes contribuirán a la integración armoniosa de la labor científica y tecnológica en la sociedad europea. Además, se utilizará para aumentar el atractivo de las carreras científicas y tecnológicas, en particular para los jóvenes, así como para hacer frente al desequilibrio de género existente en estos campos. 

Las regiones con unas condiciones más débiles de investigación estructurada, se beneficiarán de las medidas objetivo bajo Horizon 2020, además del soporte provisto por otros instrumentos regionales de la UE, con el fin de promover una capacidad de investigación de alta calidad por toda Europa.

 

El trabajo en equipo de las instituciones y el hermanamiento de personal de investigación, así como el intercambio de buenas prácticas estará en el centro de la ampliación de la excelencia y de la participación. 

Se seguirán aplicando los principios éticos del 7PM, por lo que las actividades de investigación cumplirán con los principios éticos y  con la legislación relevante, nacional, de la UE e internacional. 

Todas las actividades de investigación estarán enfocadas exclusivamente en aplicaciones civiles. La investigación con células madre humanas, tanto de adultos que de embriones, pueden financiarse, dependiendo tanto del contenido de la propuesta científica como del marco legal de los estados miembros involucrados. Sin embargo, no serán financiadas actividades de investigación que están prohibidas en todos los estados miembros y no se financiará actividad alguna en un estado miembro donde tal actividad está prohibida. 

Horizon 2020 apoyará el desarrollo e implementación de asociaciones público-privado y público-público, incluyendo las Plataformas Tecnológicas Europeas, las Iniciativas Conjuntas de Programación y las Asociaciones Europeas de Innovación. También, igual que en el 7PM, el nuevo programa marco promoverá u estará abierto a la cooperación con terceros países y organizaciones internacionales. 

Para aumentar la circulación y la explotación del conocimiento, se asegurará el acceso abierto a las publicaciones científicas. Además, se promoverá el acceso abierto a los datos de la investigación realizada con financiación pública en Horizon 2020. 

La Comisión, asistida por expertos independientes, revisará el programa Horizon 2020 no más tarde que finales de 2017. 

Un 31,73% del presupuesto se destinará a la Ciencia Excelente, un 22,09% al liderazgo Industrial, y el 38,53 a los Retos Sociales. Ver más detalles de la distribución del presupuesto sobre las distintas áreas en el comunicado de prensa original en inglés.